Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El proyecto a analizar se ubica en Coslada, Madrid, y plantea la realización de 118 viviendas de promoción pública con el destino de cubrir la falta de vivienda de bajo coste en la ciudad, especialmente la vivienda destinada a jóvenes. De esta manera se planteará que el 70% de las 118 viviendas construidas se destinan a alquiler, reservándose el sobrante a la venta así como el resto de usos asociados.
La ubicación del proyecto en una plaza céntrica del casco urbano le confiere carácter de referencia, por lo que se consideró necesario la realización de un edificio permeable y esbelto que permita el uso de la planta baja como espacio urbano abierto.
La realización de este proyecto ha pretendido ofrecer una situación potencialmente más atractiva que la simple acumulación de viviendas. En ese sentido, toma partido por su singular situación en el conjunto de la ciudad, construyendo entre sus cuatro torres una plaza baja pública y cubierta que sirve como espacio previo a la entrada de los edificios. Esa misma plaza ofrece una comunicación entre distintas partes de la ciudad, convirtiéndose en una rótula.
Por otro lado, la plaza inferior se conecta con una escalera colgada y un ascensor con una segunda plaza, que situada a una altura de diez metros sobre la primera, enlaza las cuatro torres y separa los usos comerciales y de oficina de los de vivienda. Dicha plaza superior, se transforma en el corazón del proyecto. Todas las comunicaciones se enlazan con este espacio que, debidamente equipado, asume una condición de espacio de ocio y socialización de la comunidad. Es un espacio comunitario al servicio de la ciudad.
La forma de la parcela en la que se inserta el proyecto es triangular y con una orientación aproximada Norte-Sur, con una superficie de 2.892 m2. La geometría del edificio surgirá de la aplicación sobre el solar de la ordenanza municipal, siguiendo un estudio pormenorizado de la parcela en la que se inserta. Así pues, con el objetivo de convertirse en un espacio urbano abierto y adaptándose al entorno en el que se inserta, se realizan cuatro torres unidas mediante una plataforma intermedia donde se incorporan los usos comunes.
Entendiendo que la vivienda de alquiler pública es una dotación con una serie de requerimientos específicos, el programa se completó con espacios comerciales, oficinas y zonas de reunión para los inquilinos.

Ver reportaje completo >>>>.