Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La solución presentada por el estudio de arquitectura Apezteguia Architects, está fuertemente condicionada por la normativa y por las orientaciones. En este sentido, respeta las alineaciones obligatorias, quedando contenida dentro de las máximas previstas por el planeamiento. El conjunto residencial está formado por varios bloques en disposición de “U”, sin llegar a tocarse, favoreciendo la permeabilidad hacia el interior de la manzana, mejorando las condiciones de habitabilidad de viviendas en esquina.

Además, y como norma obligada, el proyecto tiene en cuenta las orientaciones de las parcelas, ubicando las zonas de día de las viviendas hacia las más soleadas y favorables, y las de noche hacia las más frías y desfavorables.

Con todo esto se consigue que la tipología de las viviendas se repita de manera continuada, dividiendo el espacio en tres bandas: los dormitorios, los baños y accesos (que actúan como barrera fónica entre la zona de noche y la zona de día) y los estares y cocinas, con bancada a ambos lados y prolongada en unárea de comedor que, tanto espacial como visualmente, se integra en el salón.

Con la orientación de las zonas de día hacia las zonas más favorables, se da valor a los espacios al aire libre, creando grandes terrazas que, gracias a su profundidad, constituyen piezas habitables exteriores a la vivienda.

Por el contrario, en las plantasático, cuando las hay, se resuelven con una tipología totalmente diferente que se basa en la creación de una doble circulación, la cual rodea al grupo de baños, pasando por el salón y el pasillo de dormitorios.

Se plantean 2 plantas subterráneas para uso de aparcamiento y trasteros, dado que cada vivienda lleva aparejada, por lo menos, una plaza de aparcamiento y un trastero. El resto de dependencias se destinan a aseos y locales de instalaciones, como el que aloja el grupo de presión o el grupo electrógeno. Los ascensores bajan hasta estas plantas subterráneas y también lo hacen algunas escaleras, diferenciadas de las de los pisos superiores y con entrada previa a los portales ya que pueden existir plazas no ligadas a las viviendas. Como indican desde el estudio, “la imagen formal, como es lógico en toda arquitectura, nace directamente de la función”.

Con esto, el estudio plantea que en todos los bloques se diferencien las fachadas según las orientaciones. Así pues, como regla general, y como se ha comentado con anterioridad, los dormitorios se sitúan en las orientaciones más desfavorables, por lo que sus huecos son menores a los planteados en cocinas y salas de estar. Tienen una orientación vertical, y un tamaño de 1 x 2,10 m, además, se oscurecen mediante persianas enrollables convencionales, apoyadas por módulos de correderas de chapa perforada de aluminio.

Los macizos entre ventanas se forran de la misma chapa, por lo que los huecos y sus correderas se suman y unifican en un gran hueco por vivienda, definido por el recercado del dintel, del vierteaguas continuo y de las jambas laterales. Dicho hueco puede estar totalmente cerrado, con las correderas desplazadas sobre las ventanas, o aparecer en diferentes posiciones mixtas de abierto/cerrado, lo que proporciona sensación de vida a la fachada y garantiza movimiento a un alzado tan uniforme y ordenado como el propuesto. Además, con esta estrategia se consigue modificar la apreciación de la proporción del conjunto, ya que al definir huecos muy grandes se minimiza ligeramente la escala y los bloques no parecen tan grandes y masivos como son en la realidad.

Ver reportaje completo >>>>