Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En el desarrollo de este proyecto se planteó un edificio de viviendas en forma de “L”, el cual se delimita con dos vías públicas perpendiculares, ocupando la esquina sureste de la manzana 150 del sector US. 04.01, del nuevo desarrollo urbanístico que se está realizando en Madrid, Valdebebas.
El edificio se alinea en su totalidad a los límites Este y Sur de la propiedad, con una crujía de 12 metros, excepto en el adosamiento a las parcelas colindantes, donde la crujía se acuerda con las vecinas, llegando a alcanzar los 15 metros en la medianería Oeste, y 13.67 metros en la Norte. El resto del espacio de la parcela se libera para organizar un jardín comunitario, en el que se dispone de unárea de recreo en torno a una zona de juego de niños.
Sobre rasante se situa un volumen de planta baja, más 4 plantas y elático, cumpliendo con la normativa correspondiente al Plan Parcial de Valdebebas, en materia de altura de la edificación. Con respecto a la distribución interior del edificio, se cuenta con un total de 32 viviendas de 2, 3 y 4 dormitorios, según la siguiente proporción: 19 viviendas de 4 dormitorios, 9 viviendas de 3 dormitorios y 4 viviendas de 2 dormitorios.
En cuanto a su organización interior, todas las viviendas se desarrollan en una sola planta, disponiendo de dos orientaciones, lo que propiciará la ventilación cruzada.
En el brazo Sur del edificio, es la zona donde se situan los salones y las cocinas, que asoman a la vía pública, mientras que los dormitorios miran hacia el interior de la manzana, al Norte. Sin embargo, en el brazo Este, la disposición se invierte, y los salones se asoman al jardín, a la zona Oeste.
En las viviendas situadas en la plantaático, la franja de estancias de servicio se organiza en el interior, y todas las estancias vivideras disfrutan de las terrazas retranqueadas, orientadas al Este y al Sur. Todas las viviendas son compactas, soleadas y con buena ventilación, asomándose a un gran jardín colectivo, a través del cual se produce el acceso a las viviendas.
Para Burgos & Garrido, una buena casa es “una casa bien orientada, si es posible al Sur y al sol, con dos fachadas enfrentadas para que circule el aire. Una casa que separaáreas de vida diurna de la nocturna, una casa que permite pequeñas mejoras y transformaciones sin afectar al aspecto general del edificio y sin grandes obras, una casa sobria y robusta, sin mantenimiento; una casa con generosas ventanas, con buenas protecciones solares y unos accesos luminosos y sonrientes, no mucho más”.

Ver reportaje completo >>>>.