Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Cuando hablamos de confort acústico hemos de tener en cuenta dos conceptos distintos: la absorción acústica y el aislamiento acústico.

En muchas ocasiones se contraponen ambas propiedades en la ejecución de una obra. Los materiales porosos que se introducen en las cámaras de los cerramientos tienen una buena absorción acústica (paredes, fachadas, paneles aislantes, pantallas acústicas), pero no aportan apenas aislamiento acústico por sí mismos.

AISLAMIENTO ACÚSTICO

El aislamiento acústico es la capacidad de un material para crear una barrera frente al ruido, evitando que éstos traspasen al exterior o al interior, garantizando el confort de la estancia, sala o vivienda. Esta propiedad viene determinada normalmente por la masa. A mayor densidad del material mayor capacidad de aislamiento.

ABSORCIÓN ACÚSTICA 

La absorción acústica es la capacidad de un material de reducir el rebote del sonido cuando incide sobre ellos determinada energía. Los tiempos de reverberación disminuyen, y logran mejorar la inteligibilidad de la estancia. Normalmente son materiales muy porosos y de escasa densidad.

En el diseño de interiores con techos técnicos se suele considerar como primordial la absorción acústica, mientras que el aislamiento se considera a nivel estructural mediante la utilización de materiales en particiones y forjados.

En el catálogo general de techos técnicos de Thu encontrará una gran gama de techos destinados a mejorar la absorción acústica en función de las necesidades que se exijan en cada obra: desde techos de fibra mineral con coeficientes acústicos elevados, hasta techos metálicos con absorciones medias únicamente acompañados con velos acústicos de escaso espesor.