Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Focus anuncia que su acabado al óxido ahora está disponible para los siete modelos de chimeneas que acogen la gama outdoor: desde la emblemática y reconocida Gyrofocus hasta otras referencias como la Bathyscafocus, Domofocus, Emifocus, Ergofocus, Miofocus y Paxfocus.

En la fábrica, cada pieza es tratada con ácido con la idea de iniciar así un proceso de oxidación que hará que dicha pátina evolucione de forma natural. En el momento de la entrega al cliente, el óxido que cubre la chimenea es de color naranja, pero su instalación al aire libre hará que éste desarrolle con el tiempo una estructura y acabe adquiriendo un tono marrón.

La constitución del acero bruto es tal que el hidróxido de hierro (óxido) que se crea de forma natural en la superficie de la chimenea, en presencia de oxígeno en el aire y en un ambiente húmedo, puede presentar colores aleatorios difíciles de controlar, desde el naranja al negro.

Entre las ventajas de este acabado, en comparación con el de pintura negra habitual de la gama outdoor, es que estas chimeneas sí se pueden instalar cerca del mar.

Los materiales como el acero, la madera, el cuero, la terracota… son, en algunas de sus formas, materias primas que evolucionan, son materiales vivos maleables, lo que hace que su interés estético sea diferente a los materiales inertes y amorfos.

Como tal, el acero oxidado tiende, con el paso del tiempo, a oscurecerse para adquirir la apariencia de un cuero viejo o un bronce patinado. Es entonces, según el creador y alma mater de Focus, Dominique Imbert, cuando el acabado resulta “el más auténtico y resplandeciente”.