Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El aditivo es una sustancia química, que se agrega a la pasta del mortero o del hormigón, antes o durante el proceso de mezclado, y que tiene la finalidad de modificar algunas de las propiedades físicas de la mezcla para que el material pueda adaptarse de mejor manera a las características de las obras o las necesidades de su construcción.

De un tiempo a esta parte, la industria al servicio de la construcción evolucionó de manera vertiginosa, lo que permitió ofrecer todo tipo de soluciones innovadoras que mejoran la tarea de la puesta en obra, satisfaciendo los requerimientos de todo tipo de construcción. A esto, contribuyeron de manera destacada los aditivos y productos químicos, unos elementos que, perfectamente utilizados en su correcta dosificación, ofrecen soluciones idóneas para cada uso o aplicación.

Sin embargo, el sector de los aditivos y productos químicos, al igual que el sector en general de la construcción sufrió un parón con la llegada de la crisis. ¿Cómo afecto ésta al desarrollo de estos productos?

“Obviamente el consumo de aditivos está estrechamente relacionado con la producción de hormigón y mortero, que ha caído un año más en España, aunque en valores porcentuales muy menores, comparado con la tendencia de los últimos años”, destaca Pere Borralleras, Marketing Manager de Basf Construction Chemicals Iberia. Así mismo, continúa detallando que el precio del cemento también es una variable que influye directamente en el uso de aditivos. “En este sentido, los precios de cemento han permanecido estables (con variaciones entre regiones) después de observar tendencias a la baja, aunque es previsible que, con la estabilización del mercado, se observe un ligero aumento de precios en el futuro. En tono positivo, destacar que en España los índices de tratamiento de hormigones con aditivos siguen altos (>95%)”.

Las empresas que operan en este sector están sufriendo con intensidad el temporal que azota a la construcción y ante la escasez de obra en nuestro país es lógico pensar en ampliar la comercialización exterior. “Los fabricantes debemos destinar buena parte de nuestras partidas presupuestarias a la innovación para dotar a los morteros especiales, en nuestro caso protección contra el fuego, de un mayor valor añadido y mejores prestaciones para que cada vez sean más eficientes y contribuyan a cuidar el medio ambiente”, analiza Ángel Deza, Subdirector del Departamento de Resistencia al Fuego, de Mercortecresa.

Sin embargo, en opinión de Ana Novo, Arquitecto y Responsable del Departamento Técnico de Teais, “como en todo el sector de la construcción se está empezando a tener un ligero repunte. Quizás más el sector de los morteros, al estar más directamente implicado en la rehabilitación, que es el sector que más está tirando de la construcción”.
Así pues, el principal reto para las empresas es, sin duda, “adaptarse a las nuevas condiciones de mercado y tendencias una vez iniciada la recuperación del sector. El mercado se ha contraído fuertemente en los últimos 6 años y, la rehabilitación por un lado, la calidad, y la eficiencia energética en la edificación van a marcar los años venideros”, describe Ferran Tarrago, Director de Marketing de Weber.

Ver reportaje completo >>>>.