Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El premio fue entregado al Presidente de AEIM, Carles Alberch, quien agradeció dicho reconocimiento y señaló que en los últimos años se ha avanzado mucho en la aceptación y reconocimiento de la madera como material sostenible que contribuye a la conservación de los bosques.

En este sentido destacó que la percepción de nuestro material ahora es positiva y que para ello el sector ha avanzado mucho en cuanto a garantizar la legalidad y sostenibilidad de los recursos forestales.

Así, AEIM ha sido pionera en estos avances, pues ya en 1995 acordó el primer Código de buenas prácticas medioambientales, que ha ido evolucionando hasta desarrollar un completo «Sistema de Diligencia Debida», según las exigencias del EUTR.

Además, 65 empresas asociadas cuentan ya con la certificación de Cadena de Custodia (ya sea FSC o PEFC).

En la referida jornada el Secretario General de AEIM, Alberto Romero, hizo balance del EUTR, tras haber transcurrido prácticamente un año desde su aplicación. Mencionó los principales pasos dados por la Asociación durante 2013, que se centran en la revisión de la asignación de riesgos de algunos países, la actualización (en la Página Web: madera legal) de los «acuerdos voluntarios de asociación» en el proyecto FLEGT, así como la puesta al día de la información referida a las especies maderables incluidas en CITES.

Con respecto a la evolución del EUTR, destacó que el desarrollo ha sido bastante desigual según los países de la UE.

Asimismo en dicha presentación se señaló que alrededor del 82% de las importaciones de productos de madera y derivados proceden de zonas con riesgo despreciable.

Durante el debate tras las presentaciones, surgieron diversas opiniones sobre el papel de la certificación forestal, tras la aprobación del EUTR, quién debe promoverlo, asi como el descenso en la demanda de productos certificados.

En general se destacó que se trata de una distinción en el mercado, un valor añadido y un instrumento de comunicación para el consumidor final. Todos los actores implicados deben ser promotores de la certificación.

Asistieron a la jornada 18 personas de empresas asociadas en AEIM.