Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El proyecto de AGi architects para la rehabilitación de la antigua estación de ferrocarril de Madrid-Delicias, que ha competido bajo el lema “Galería de Máquinas” en el concurso convocado por el Ministerio de Fomento a través de la Dirección General de Arquitectura, Vivienda y Suelo, se ha alzado con el Primer Accésit –segundo premio-, dotado con 10.000 €.

El Jurado ha valorado “el planteamiento de la actuación a nivel urbanístico, la organización del nuevo espacio expositivo exterior y sus relaciones con el entorno próximo, y el análisis, conocimiento e integración del paisaje ferroviario como parte de la colección del Museo”.

Para Joaquín Pérez-Goicoechea, socio fundador y director de AGi architects, “este primer accésit supone una gran alegría para todo el equipo al reconocer la calidad e idoneidad de nuestra propuesta y nos anima a seguir trabajando en los diversos concursos en los que estamos inmersos. Durante los últimos tres años hemos obtenido el primer premio en dos concursos en Galicia de intervención en el Patrimonio y hemos sido reconocidos con otros premios en concursos públicos tanto en Madrid como en otras ciudades españolas”

Galería de Máquinas, centro de referencia ferroviario, social y científico-tecnológico

La Galería de Máquinas busca ser algo más que un espacio expositivo. Tomando como referencia la transformación de los centros de Bruselas, Utrech, York o Tokio, pretende ser un centro de referencia para la difusión y el conocimiento ferroviario además de un centro de debate, participación y comunicación social donde no sólo se exhibe el tren del pasado, sino que se piensa el tren del futuro.

Ubicada al sur de Madrid, zona cultural alternativa de la ciudad, la futura Ciudad del Tren persigue posicionarse y diferenciarse con una identidad propia humanística, tecnológica y científica dirigiéndose no sólo a familias, escolares y público especializado sino también a nuevos tipos de usuario.

La intervención de AGi architects para lograr estos objetivos pasa por cuatro niveles de actuación:

  1. Puesta en valor de la colección existente. En primer lugar, se plantea la eliminación de las edificaciones adosadas a la estación a lo largo del tiempo que desvirtúan la pieza principal de esta colección, la propia estación como un objeto exento.

  2. Colección añadida. La oferta museística no debe limitarse tan sólo a los vehículos y objetos, sino poner en valor la red como infraestructura pública integrando el característico paisaje ferroviario como parte de la colección: depósitos de agua, depuradoras, carboneras, palancas de cambio, grúas hidráulicas, pórticos ferroviarios…

  3. Nuevos usos y servicios. Por un lado, el uso expositivo, que permita crecer la colección y exponerla de una manera coherente, asegurando así una colección viva. Contará también con un espacio para el mantenimiento de la colección, con un taller de reparaciones que pueda integrarse en el recorrido visitable.

Por otro lado, un uso divulgativo que permita un acercamiento al mundo ferroviario más lúdico a través de experiencias de ocio inteligente (simuladores, recreaciones de salas de control, scape-rooms). A estos, se suman un uso formativo y de investigación, y un uso lúdico que permita el disfrute de las instalaciones por parte de la ciudadanía.

Para hacer frente a estos nuevos servicios se plantean dos edificaciones de nueva planta. Una, el Pabellón de Tracción Eléctrica, un contenedor capaz, modulable y ampliable que albergue este uso mixto favoreciendo un contacto enriquecedor entre todos los usos. El edificio se concibe como una secuencia de pórticos ferroviarios que liberan una gran superficie de trabajo y exposición, libre de estructura. Acogerá, además, talleres públicos, hub de empresas y nuevos espacios museísticos más ligados a lo experiencial que a lo expositivo. Y, dos, el Depósito Rotonda recupera una placa giratoria de 15 metros, esencial para la comprensión de la actividad ferroviaria. Convenientemente cubierta servirá para alojar la locomotoras de vapor trasladadas desde la Nave Central, cerrando así el discurso museístico de la propuesta.

Las Carboneras y el Kiosko, como elementos propios del mundo ferroviario, se ocupan para añadir programas a lo largo del complejo (salas expositivas, cafeterías, etc.).

  1. Recorridos y accesos. Cota 0_Se plantea un espacio abierto a nivel de calle con una concatenación de plazas que surgen en torno a la colección añadida. Un museo al aire libre que evita condicionar el futuro desarrollo de los terrenos entre el solar propuesto y las vías de cercanías.

Cota +4_Se diseña un recorrido museístico elevado partiendo de la estación y uniendo las edificaciones mediante una pasarela que proporciona una nueva visión de la colección sin interferir en la permeabilidad del complejo.