Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Este año además, los comerciales han podido visitar las nuevas instalaciones de la empresa, que ha adecuado una nave de 1.200 m² en el polígono de San Isidro, en Villanueva de Gállego. La empresa, con sede central en el Polígono de San Miguel de la misma localidad, cuenta con una red comercial de más de 20 representantes que se extienden por toda la península.

Durante el 2013 y el 2014, las ventas en el mercado nacional se han incrementado en un 12 y un 14% respectivamente, y en lo que va de 2015, la empresa ha aumentado sus beneficios en España en casi un 21%. Por otro lado, este año comenzó con la importante apuesta por parte de Airfal en la fabricación íntegra de su luminaria SUPRA. Este modelo es el producto de mayor rotación de la iluminación industrial, y con su fabricación íntegra en las instalaciones aragonesas, la empresa busca diferenciarse de sus competidores y conseguir una mayor flexibilidad y control de los procesos de producción.

Tal y como se ha transmitido en la Convención de Ventas, esto permitirá a la empresa aumentar la calidad de sus productos, así como el servicio a sus clientes, que tendrán la posibilidad de personalizar sus demandas. Del mismo modo, la marca Europa irá acuñada en todos sus productos lo que incrementará su competitividad en las exportaciones, que suponen más del 50% de sus ingresos.

Los responsables de las ventas en nuestro país han conocido también los objetivos a corto plazo, que pasan por el aumento de la facturación a 10 millones de euros, así como el incremento de ventas fuera de nuestras fronteras. Este aumento de los beneficios permitirá a Airfal la contratación de 5 nuevos trabajadores para el próximo 2016 y alrededor de 10 en el 2017, incrementando así su plantilla actual.

Además, esta Convención de Ventas ha coincidido con la celebración del aniversario de la Empresa, que cumple 30 años en el sector de la iluminación. La empresa, fundada en 1985 por Fernando Ariza, mantiene el carácter familiar con el que nació, ahora en su segunda generación.

Por ello, tras la Convención y en un ambiente mucho más distendido, comerciales y trabajadores de Airfal han disfrutado de una comida en las propias instalaciones.