Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

AirW1 Fachada Durante años, y pese a ser el centro histórico y comercial de una de las ciudades más importantes del mundo, la zona de Regent Street quedó desprovista de la riqueza que sus edificios hacían intuir que tuvo tiempo atrás. Riqueza tanto en el terreno económico como en el vital. Lo que había sido históricamente una de las zonas más vibrantes de Londres, quedó aislada entre el bullicio comercial de Oxford y Carnaby Street, el ocio del Soho, y el gran cruce de caminos que supone Piccadilly Circus.

El espíritu pre-olímpico cambió esta situación y ahora las calles adyacentes a Regent Street se han llenado de jóvenes profesionales y de nuevos comercios, como el supermercado de productos orgánicos Whole Foods Market en pleno centro. De esta forma, comienza a recuperarse para uso de los londinenses un espacio que ya estaba siendo ignorado hasta por los turistas.

Esta regeneración del área de Regent Street es un proyecto promovido por The Crown Estate, un grupo inversor cuya labor se remonta al siglo XI. Esta institución nació para gestionar lo que se consideraba patrimonio de la Corona británica y en la actualidad continúa haciendo lo mismo pero de manera independiente. Esta responsabilidad histórica hace que su modus operandi sea una mezcla de una lógica de negocio avanzada que busca generar beneficios y una enorme conciencia fiduciaria, algo que ellos denominan comercialización con conciencia . Este espíritu, el de avanzar pero con respeto, se plasma perfectamente en el desarrollo del llamado Quadrant 3, la manzana del edificio que nos ocupa, el rebautizado como AirW1.

El conjunto que forma ese cuadrante 3 se conocía por haber sido, durante casi un siglo, el lugar donde se encontraba el Regent Palace Hotel.

Regent Palace Hotel Fuente:wikimediaEl hotel ocupaba toda la manzana y tenía nueve plantas, con más de un millar de habitaciones. Inaugurado en 1915, y pese a sobrevivir el impacto de un par de bombas durante la primera mitad de los años 40, fue el paso del tiempo el que deterioró las instalaciones hasta el punto de convertirse en uno de los alojamientos más baratos del centro de Londres. Finalmente cerró en 2006, momento en el que The Crown Estate empezó a planear la regeneración de la zona. Todo este legado histórico sobrevive en lo que hoy es un edificio absolutamente moderno.

El complejo fue prácticamente derruido en 2010, aunque se conservaron muchos elementos de la fachada que conviven con su principal función de hoy en día: albergar las oficinas de algunas de las multinacionales más importantes del mundo, como la empresa de póker online PokerStars o las de comunicaciones Twitter y Telefónica.

AirW1 no sólo cuenta con toda la infraestructura necesaria para que cientos de trabajadores puedan operar en las mejores condiciones, sino que el propio edificio se beneficia de los últimos avances. Uno de ellos es su propio Energy Center , que abastece a todo el bloque y que les hace muy eficientes a nivel energético.

AirW1 interior El estudio de arquitectos Dixon Jones fue el encargado de desarrollar un proyecto diseñado por Jeremy Dixon, un profesional especializado en urbanizar instituciones clásicas (trabajó, por ejemplo, en la Royal Opera House de Londres en los años 80) y que siempre ha mostrado un gran interés por conocer y respetar la historia de la arquitectura.

En el trabajo de Dixon Jones destaca principalmente cómo han sabido incorporar elementos urbanos y modernos a una estructura originaria del siglo XVII sin que resulte extraño o forzado. Si en la fachada se rompe el estilo neoclásico con grandes cristaleras, de igual manera se integra con naturalidad la decoración Art Decó de la entrada y planta baja del edificio con la estructura de las oficinas, que gira en torno al atrio central (siete plantas) y conecta entre sí los lugares de trabajo –mayoritariamente espacios abiertos- a través de pequeños puentes. Un acierto es también la presencia de locales comerciales en la planta baja. Los cafés y tiendas rompen con el carácter monolítico de los edificios de oficinas que dominan, por ejemplo, la City de Londres.

Recrear la City en el corazón de Londres habría sido un gran error. Para evitarlo, se ha contado con la supervisión de Donald Insall Associates, los herederos de la labor de Sir Donald William Insall, una de las figuras más importantes en la arquitectura para la conservación del patrimonio en el Reino Unido.

La adaptación de una estructura centenaria al medio urbano y a las necesidades del siglo XXI, realizada por Dixon Jones, y el respetuoso tratamiento de la herencia patrimonial auspiciada por Donald Insall Associates, ha resultado en un trabajo que fue reconocido como Proyecto del Año 2012 por los Building Awards y que ha hecho que el corazón de Londres vuelva a latir.