Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Si nos preguntamos qué aporta el asilamiento térmico a la construcción, en opinión de Penélope González, Directora del Departamento Técnico de Ursa Ibérica Aislantes, éste es “la base para realizar una edificación sostenible, tanto en obra nueva como en rehabilitación; es el material que impide que la energía que se crea en el interior del edificio para climatizarlo (bien sea calefacción o refrigeración), se escape a través de la envolvente. Es la forma de crear confort térmico en el interior haciendo que el edificio ahorre energía”. Con el aislamiento térmico, continúa “evitamos también patologías que pueden ser peligrosas para la salud, como las condensaciones superficiales que pueden provocar moho y, por tanto, enfermedades para los usuarios”.

Para Carlos Rodero Antúnez, Director Técnico & Desarrollo de Actividad de Aislamiento de Saint-Gobain Cristalería, “el aislamiento térmico aporta una barrera a la transferencia del calor. Es un ‘abrigo’ que, bien colocado, evita las pérdidas de calor en invierno y las ganancias en verano”. En su opinión, el aislamiento térmico permite entonces “reducir drásticamente la demanda de energía, haciendo al edificio más eficiente y sostenible, dado que la mejor energía es la que no se consume”….

Ver reportaje completo >>>>