Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En estos tiempos, las empresas buscan garantizar un entorno seguro para el personal, los clientes y los visitantes. En España, El Ministerio de Sanidad ha lanzado una guía de “Buenas prácticas en los centros de trabajo”, actualizada el pasado 11 de abril, que sirve para orientar a las compañías de cuáles deben de ser las medidas a adoptar. En cuanto a las superficies, apuntan que es “conveniente reforzar las tareas de limpieza en todas las estancias, con especial incidencia en superficies”. Estas pautas están recogidas por las webs de las diferentes comunidades, como es el caso del Área Metropolitana de Barcelona, que publica esta misma sugerencia.

Del mismo modo, El Ayuntamiento de Madrid señala entre las medidas exigibles en las tareas de limpieza prestar “especial atención a las zonas de uso común y a las superficies de contacto más frecuentes como pomos de puertas, mesas, muebles, pasamanos, suelos, teléfonos, perchas y otros elementos de similares características”.

Por su parte, la Agencia Catalana de Seguridad Alimentaria ha publicado unas “Recomendaciones de limpieza y desinfección de instalaciones en empresas alimentarias para la prevención del coronavirus”, como “reforzar los programas de limpieza y desinfección que las empresas tienen instaurados y que contemplan salas, instalaciones, superficies…”.

Así, parece evidente que las superficies que no puedan ser correctamente higienizadas no son recomendables, como es el caso de las moquetas o alfombras, la pintura en las paredes y las baldosas o azulejos en las paredes o el suelo.

Moquetas y alfombras frente a suelos de vinilo

En lo que respecta a las moquetas o alfombras, surge un problema en la limpieza, ya que están diseñadas para ser aspiradas y no para ser limpiadas diariamente con el detergente necesario para eliminar los virus. De hecho, tal y como certifica la Organización Mundial de la Salud (OMS), el coronavirus se elimina realmente a 56°C. Por tanto, habría que limpiar la moqueta o la alfombra con detergente y con esa temperatura.

Este proceso tendría que hacerse, además, a diario, ya que el virus permanece activo durante 24 horas en esta superficie. Por lo tanto, la limpieza se vuelve más costosa en términos de tiempo y dinero y requiere varias horas para secarse. Esto significa que la superficie puede permanecer húmeda, generando el hábitat idóneo para la proliferación de microorganismos, incluyendo bacterias y virus.

Asimismo, los detergentes manchan fácilmente estas superficies y hace que se ricen, se ensucien de nuevo rápidamente, que crezca el moho y que se produzcan olores. Aunque la limpieza con vapor es otra opción, el  secado oscila entre las 12 y las 24 horas y, por lo tanto, no pueden ser pisadas durante ese tiempo.

Frente a estos inconvenientes, los suelos de vinilo modernos ofrecen una alternativa ideal. Hay multitud de productos disponibles con propiedades de reducción de sonido de impacto similares a las de las moquetas, de entre 17 y 18dB, por lo que no suponen un problema para la transmisión de ruido. Estos modelos también aportan comodidad en la pisada, por lo que esta ventajosa característica no tiene que ser un impedimento para sustituir la moqueta. También existe la opción de utilizar una capa subyacente de reducción de sonido de impacto.

Pero, sin duda, la mayor ventaja del vinilo es la facilidad de limpieza. Los suelos de vinilo de alta calidad pueden limpiarse con una temperatura de hasta 60ºC y no se necesita ningún detergente o proceso diferente cuando se tiene la capacidad de pulverizar, vaporizar o limpiar el suelo. Parece obvio, ya que la suciedad se asienta en la superficie del suelo de vinilo en lugar de penetrar en la moqueta. Por lo tanto, los suelos de vinilo se limpian más rápido, reduciendo la probabilidad de dañar la superficie con productos, y se secan más rápido para que se pueda volver a transitar por ellos en menos tiempo.

En lo que se refiere al tema económico, los suelos de vinilo son duraderos y robustos, no se ven afectados por el movimiento de los muebles, constante en las oficinas, y ofrecen una garantía de hasta 20 años. De esta manera, mantendrán la apariencia y el rendimiento a lo largo del tiempo.

Pintura y baldosas frente a revestimiento de paredes

La Organización Mundial de la Salud publica en su página web: “Lo más importante que hay que saber sobre el contacto del coronavirus con superficies es que estas se pueden limpiar fácilmente con desinfectantes domésticos comunes que matarán el virus. Diversos estudios han demostrado que el virus de la COVID‑19 puede sobrevivir hasta 72 horas en superficies de plástico y acero inoxidable, menos de 4 horas en superficies de cobre y menos de 24 horas en superficies de cartón”. Es decir, puede sobrevivir hasta 3 días en una pared pintada, por lo que sería necesario limpiar regularmente con detergente.

Sin embargo, la pintura se estropean fácilmente ya que los paneles de yeso que tiene debajo tienden a ser débiles y absorbentes, fácilmente abollables o susceptibles de ser dañados. Esto ocurre particularmente por debajo de la altura de la cintura, donde las paredes sufren más golpes y rasguños. Asimismo, las superficies dañadas pueden albergar microorganismos más fácilmente que las superficies lisas y sin daños. La pintura en emulsión no está diseñada para ser limpiada en húmedo y puede desprenderse cuando se limpia con agua, un proceso que se agrava cuando se limpia con los detergentes necesarios para mantener la zona higienizada. Los desconchones reducen claramente la estética general y requieren un mantenimiento extra.

Otro material muy popular, además de la pintura, es el azulejo, tanto en paredes, como en suelos. Si bien su limpieza es más sencilla, tiene un punto débil: la lechada. Esta se vuelve porosa con el tiempo, lo que significa que albergará microorganismos, proporcionando un caldo de cultivo para bacterias y virus. Así, la lechada es difícil de limpiar y puede encogerse dejando espacios entre las baldosas, proporcionando de nuevo el entorno perfecto para que los microorganismos se multipliquen. También las baldosas agrietadas o dañadas son un caldo de cultivo ideal para las bacterias y los virus y, como una baldosa rota puede ser difícil de quitar a nivel individual, el problema se prolonga.

Revestimientos de paredes de Altro, una solución higiénica

La buena noticia es que los revestimientos de paredes eliminan muchos de estos riesgos: son fáciles de limpiar, con detergente y a una temperatura de hasta 60ºC. Altro ofrece modelos con un espesor de 2,5 mm, duraderos y robustos, y con una esperanza de vida de entre 20 y 25 años. Además, están disponibles en una amplia gama de colores y opciones a medida.

Por ejemplo, Altro WhiterockTM resulta una excelente alternativa higiénica a las baldosas cerámicas porque, al proporcionar una cobertura desde el suelo hasta el techo sin necesidad de lechada, no se agrieta con el paso del tiempo ni permite la acumulación de suciedad. Al ser un sistema totalmente adherido y estanco, no hay ningún lugar en el que se puedan esconder los microorganismos o las bacterias. Asimismo, su hermetismo impide filtraciones de agua. Este revestimiento vinílico puede aguantar temperaturas de hasta 60 °C y cuenta con certificación del Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control (APPCC) por lo que es idóneo para zonas de manipulación de alimentos. Estéticamente, su superficie lisa y blanca lo convierten en una opción sencilla y elegante para combinarlo con cualquier estilo.

Por otra parte, Altro cuenta con el sistema Altro FortisTM, de 2,5 mm de grosor, que protege la pared y el sustrato de golpes y rasguños y garantiza el buen aspecto por más tiempo. Impide, también, que los microorganismos se escondan y se reproduzcan. Aunque para conseguir un sistema totalmente higiénico, es conveniente instalar un suelo de vinilo combinado con el revestimiento de las paredes y las puertas.

En definitiva, Altro aporta su experiencia y su profesionalidad para contribuir a superar la complicada situación originada por la pandemia. Su presencia en multitud de sectores, proporcionando especificaciones y apoyo técnico durante décadas, avalan su compromiso con la calidad, cualquiera que sea el desafío. Y porque es vital la eficiencia en la limpieza de suelos, paredes y puertas, Altro ha elaborado una gama de guías de limpieza para hacerlo bien a la primera.