Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El gres cerámico es un material que ofrece unas prestaciones extraordinarias, integra tecnologías de fabricación cada vez más sofisticadas ampliando formatos y trazos geométricos. Es un material resistente, neutro, sano, reciclable, y su superficie puede evocar y transmitir efectos visuales sin límites de aplicación. Hemos decidido buscar en la tradición decorativa oriental un tema de dibujo que pudiese revalorizar el formato grande de la placa y la cálida naturaleza de la pasta cerámica. Grand Carpet mezcla el dibujo de la alfombra oriental con la tradición Kolam de decoración efímera del suelo con arroz, así como con el Mehindi, el tatuaje temporal indio de carácter ritual. La decoración antigua pero no permanente, capaz de reforzar y evocar el sentido del lugar y de honrar un rito de pertenencia para nosotros resulta muy coherente con el objetivo de dar valor a un material sin que la decoración de por sí prevalezca sobre la materia. La escala agrandada, la fragmentación del dibujo, la versatilidad de la composición geométrica de las partes, que no necesariamente deben conformar una figura, secundan el tema de una decoración simbólica. El dibujo se muestra a través de un grafismo contemporáneo de puntos, trama de impresión o píxeles; el lenguaje gráfico en este caso está emparentado con la contemporaneidad e introduce el tema de la percepción visual en la perspectiva del plano horizontal del suelo. El dibujo se convierte en percepción evanescente y variable según el punto de vista, no estático. Sobre todo está íntimamente integrado en los valores matéricos de la pavimentación. Grand Carpet supera la paradoja con la que a menudo choca la decoración en la arquitectura: ser neutra pero al mismo tiempo reforzar el carácter y la intención del proyecto, mantener un tono de fondo pero ser extremadamente pertinente en la atribución al espacio de una identidad y una personalidad recognoscible.