Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El interés se centra en la integración urbana de un edificio, con más de 170 metros lineales de fachada, a la vez que se realiza un cosido urbano entre este y la estación de tren TGV, y con el resto de la ciudad por el Oeste. Se propone que sea capaz de sobrepasar el programa inicial y se transforme en un edificio “relacional”, que pueda dar servicio urbano. Por ello, se observará desde tres escalas diferentes, la escala metropolitana, la escala urbana y la escala humana.

La situación privilegiada y a la vez comprometida del solar ha de dar como resultado un edificio capaz de responder al paisaje de infraestructuras ferroviarias, de la misma manera hay que tener presente el tejido creado al Este de la parcela, formado por edificios residenciales de escala más doméstica que configuran un frente construido. Esta heterogeneidad ha servido de guía para realizar un edificio contundente tanto en su inserción urbana como en la elección del material de revestimiento de fachada, un material natural como la cerámica, pero empleado de una manera innovadora en forma de tejido cerámico. El uso del tejido cerámico permite re-escalar, la imponente fachada sin perder intensidad en la inserción metropolitana.

Ver reportaje completo >>>>.