Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

ASELEC, la Asociación de Empresarios Instaladores Eléctricos, Telecomunicaciones y Energías Renovables de Valencia puso en marcha a principios de 2013 un Plan de Reactivación Económica para el sector con el propósito de enfrentar activamente la crisis económica. Se trata de un ambicioso proyecto que ha puesto en el centro de sus objetivos transformar la imagen de los instaladores, de modo que sus clientes habituales (tanto pymes como comercios y consumidores finales) comiencen a ver a los profesionales como asesores capaces de proponer a su clientela los mejores soluciones de seguridad, confort y medidas de ahorro y eficiencia energética. Este último aspecto puede ser crucial teniendo en cuenta el precio actual de la energía pues las propuestas para evitar sobrecostes energéticos a los consumidores significarían en muchos casos ahorros de hasta un 30% en la factura final.

La primera parte del Plan ha incluido un diagnóstico exhaustivo y el diseño de acciones concretas que ya se están poniendo en marcha y que se completarán a lo largo de 2014. Y para presentar a sus asociados tanto las conclusiones del estudio previo como la planificación estratégica del año en curso, ASELEC organizó un encuentro patrocinado por Fermax (entre otras firmas del sector) en el que participaron tanto representantes de empresas asociadas como distintas autoridades, entre los que estaban el secretario autonómico de Economía y Empleo, Fernando Díaz y el presidente de la Cámara de Comercio de Valencia, José Vicente Morata.

La reunión fue una excelente ocasión para ilusionar a los profesionales. Sergio Amorós, Director Comercial de Fermax España, quien acudió a dar su apoyo en nombre de la veterana marca valenciana, alabó el ánimo proactivo del Plan, sus propuestas concretas y su capacidad de alentar al millar de empresas asociadas a ASELEC. Recordó asimismo que la organización, que acoge tanto a instaladores como a empresas de ingeniería y mantenimiento, emplea a unos 4.000 trabajadores y aporta cerca de 500 millones de euros cada año al PIB de la Comunidad Valenciana.