Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Debido a las condiciones excepcionalmente difíciles del mercado, ArcelorMittal ha decidido proceder al cese parcial de la actividad en su fábrica de Zumarraga y transferir los volúmenes de producción de la planta a otras fábricas del Grupo. La intención de la compañía es recolocar a los empleados de Zumarraga afectados por esta decisión en otras plantas dentro de la Empresa.

La planta de Zumarraga se ha visto afectada desde hace años por unas condiciones de mercado muy difíciles, que han llevado a un deterioro de los márgenes de más de un 20 % desde 2012. A pesar de los sustanciales esfuerzos realizados tanto por la Dirección de la planta como por los trabajadores de la fábrica con el objetivo de mejorar la calidad y los costes, aumentar la producción y mejorar la eficiencia de los procesos, el efecto del incremento de los niveles de importaciones, combinado con un coste de producción no competitivo debido al elevado precio de la electricidad y a la necesidad de importar chatarra de elevado coste, han llevado a un nivel de pérdidas insostenible.

El volumen de exportaciones de blooms y palanquilla (productos intermedios utilizados como materia prima para la laminación de diferentes productos largos) procedentes de China a escala mundial se ha multiplicado por 18 entre 2013 y 2015, lo que ha provocado una contracción del 18 % en el volumen de ventas en el cuarto trimestre de 2015. Esta situación se ve agravada por el hecho de que la electricidad en España es más cara que en otros países europeos como Alemania o Francia, y que la industria siderúrgica en España es la más dependiente de chatarra en Europa, teniendo que importar alrededor de un 40 % del total de chatarra utilizada, lo que supone un coste adicional de 14 euros por tonelada. La chatarra es la principal materia prima empleada en la ruta de proceso de horno eléctrico, que es la utilizada en Zumarraga. El resultado de esta situación es una sobrecapacidad del 37 % en el mercado ibérico de productos largos, un continuado deterioro de los precios y los márgenes y pérdidas insostenibles en el resultado bruto de explotación (Ebitda).

El proceso para el cese parcial de actividad en la planta de Zumarraga y la transferencia de producción a otras instalaciones dentro del Grupo se abordará en las próximas semanas a través de un procedimiento colectivo de traslado. La compañía abrirá un período de consultas con la representación de los trabajadores a fin de establecer el plan social asociado a esta medida de reorganización de la producción.

A este respecto, Pascal Genest, responsable de las plantas de productos largos de ArcelorMittal en el sur de Europa, señaló:

“Las dificultades a las que se enfrenta actualmente la industria siderúrgica son notorias y están bien documentadas. No adoptamos decisiones de esta índole a la ligera y lamentamos profundamente que resulte necesario anunciar esta medida. Contamos con un excelente equipo humano en Zumarraga que ha realizado un denodado esfuerzo para mejorar la situación. Sin embargo, el efecto combinado de la coyuntura económica, la sobrecapacidad estructural existente en el mercado, los elevados niveles de importaciones y el deterioro de los márgenes ha llevado a una situación en la que la planta no puede competir, a pesar de los sustanciales esfuerzos realizados para mejorar su competitividad. En momentos como este, nuestra primera prioridad es encontrar una solución para todos los empleados, incluyendo ofrecerles un puesto de trabajo en otras plantas de ArcelorMittal. Iniciaremos inmediatamente las conversaciones con la representación de los trabajadores para abrir un diálogo sobre las diferentes opciones”.