Escrito por Comunicados

Arquitectura informal, disciplinada y verde en el nuevo Aulario Runnymede College de Madrid

Compartir

ROJO/FERNÁNDEZ‐SHAW arquitectos ha sido el encargado de diseñar los nuevos PABELLONES así como la reorganización de los ESPACIOS EXTERIORES de este colegio de modelo académico anglosajón, basados tanto a nivel espacial como ambiental en la libertad de movimiento entre áreas de conocimiento, la educación práctica, o el desarrollo de las tareas en grupos de trabajo. Para ello, se construye un orden abierto en el que los espacios exteriores y de reunión adquieren el protagonismo y los edificios se configuran con el carácter de pabellones en un campus universitario. El orden del nuevo colegio es concéntrico y tanto las circulaciones planteadas como las relaciones de los alumnos se van disolviendo entre los pabellones independientes y los espacios verdes. Es, por tanto, un entorno abierto, donde conviven el orden y la libertad espacial. En el conjunto, destaca el Aulario B, 3.150 m2 distribuidos en tres plantas a partir de una estructura existente y que acogen las Aulas, Laboratorios y salas de Estudio del Senior School.

Respecto de la envolvente exterior, se han combinado con excelencia dos propósitos que pretendían crear aulas con una gran iluminación natural y homogénea capaz de poner el interior en contacto directo con el exterior y, a la vez, proyectar las aulas como espacios introvertidos y singulares, cerrados sobre si mismos para fomentar la atención y la concentración.

“Para ello, la combinación de una ventana horizontal corredera extraordinariamente ligera y transparente ‐cuyos perfiles han sido minimizados inteligentemente aprovechando el tirador central‐ y una envolvente exterior continua de chapa ondulada perforada ‐sin soporte aparente‐ produce el doble efecto perseguido: al exterior parece un volumen rotundo sin discontinuidades. En el interior, sin embargo, la claridad diáfana de la luz natural, la continuidad efectiva de la ventana horizontal y su relación con el horizonte se equilibra con la sensación de estar en un interior, abierto, pero con un límite espacial y ambiental”, describen los arquitectos.

Los cerramientos practicables y correderos de la gama SOLEAL instalados han aportado por tanto la esbeltez y el minimalismo necesario al conjunto además de garantizar las más altas prestaciones térmicas y acústicas.

La obra recibió el Premio COAM 2019 y el Premio Luis Mansilla 2019, ambos otorgados por el COAM a la mejor obra de arquitectura del año y también ha sido finalista en el Palmarés Architecture Aluminium TECHNAL 2019, en la categoría DESCUBRIR.


Compartir
Close