Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La necesidad de adecuar las antiguas instalaciones de Harinas Torija a la normativa actual, junto con la búsqueda de la máxima eficiencia energética, fueron algunos de los motivos principales que hicieron poner en marcha un proyecto de rehabilitación y mejora integral de su fábrica. El arquitecto Manuel Sánchez Azpeitia, responsable del estudio Geo2 Arquitectura, se hizo cargo de la redacción del proyecto y de la dirección de obra, trabajos que se tuvieron que hacer al mismo tiempo que la fábrica seguía en funcionamiento. La intervención implicaba la construcción de nuevos edificios para centralizar los equipos de control eléctrico, nueva piquera de descarga ecológica, nuevas instalaciones para incrementar la capacidad de molturación y almacenamiento de materia prima y producto terminado, nuevos silos de reposo, renovación de las instalaciones según la normativa de prevención, detección y extinción de incendios, y la urbanización y adecuación de los accesos e instalaciones de la parcela, entre otros.

Una envolvente heterogénea solucionada con un mismo material

Todas las actuaciones supusieron una intervención final en las diversas fachadas y cerramientos del complejo industrial. La existencia de un gran número de encuentros y soluciones diferentes supuso una complicación adicional a resolver en obra para el estudio de arquitectura encargado del proyecto. Con el fin de dotar a la fábrica de una imagen respresentativa y tecnológica, alejada de la imagen tradicional del sector de la transformación de cereales, se configuró una envolvente de gran superficie de material continuo llena de detalle y movimiento, solucionada con paneles aislantes ISOPAN de diferentes tonalidades. Predominan dos colores, el verde en consonancia con el color de los campos de trigo germinado, y el gris, que aporta un aspecto más tecnológico. Para darle ritmo, además de color, aparecen huecos de iluminación natural y técnicos para la entrada y salidad de nuevos equipos y repuestos. En total se instalaron 7.731 m2 de Isoparete Piano, un panel aislante para pared con espuma de poliuretano con un acabado externo liso y un sistema de fijación oculto.

Para Manuel Sánchez Azpetia, arquitecto de Geo2, la rapidez de montaje de los paneles aislantes ISOPAN fue muy importante ya que la obra se ha llevado a cabo con la fábrica en funcionamiento , así como, continua, las prestaciones ofrecidas por el panel seleccionado en cuanto a aislamiento térmico y acústico, la versatilidad de material, capaz de adaptarse a cada situación y encuentro, y finalmente, las características estéticas del material .