Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Existe una parada intermedia que es la que da acceso para realizar trabajos de mantenimiento en diferentes zonas de la presa. Con un ángulo de inclinación de 34.45 metros y una capacidad de 450 kg, este ascensor viaja a 1 metro por segundo.

La Presa de Chandreja es uno de los cuatro saltos que completan el aprovechamiento hidroeléctrico del río Navea, que forma parte de la cuenca del Sil, en Orense (Galicia). Presas como la de Chandreja son muy importantes para la producción de energías renovables en España, cuyo objetivo es alcanzar un nivel del 40% de sus necesidades de energía procedentes de fuentes renovables en 2020.

La Presa se encuentra en un lugar privilegiado, pero con muy mala comunicación por carretera. Solamente llegan vías secundarias estrechas con muchísimas curvas, lo que ha supuesto un reto durante la realización de los trabajos de obra civil.

Además de la fabricación y montaje de este ascensor, ThyssenKrupp Elevadores también ha llevado a cabo todos los trabajos de obra civil, incluyendo el proyecto de obra, petición de licencias, plan de seguridad y salud, topografía, y todas las estructuras de acero para las plataformas de los embarques así como la escalera de emergencia que tiene una longitud equivalente a la del ascensor.

«Estamos muy orgullosos de haber sido elegido para apoyar el desarrollo de esta gran infraestructura», comenta Angel Pérez Sellers, Director de Líneas Especiales de ThyssenKrupp Elevadores. El ascensor ha sido producido en la planta que la compañía tiene en el Parque Tecnológico de Móstoles (Madrid).

ThyssenKrupp Elevadores es también especialista en la construcción y montaje de ascensores en instalaciones especiales con entornos húmedos o polvorientos y en zonas complicadas y relacionadas con la seguridad. Cuenta con una amplia experiencia en la instalación de ascensores en presas, centrales térmicas e hidroeléctricas.