Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El suelo tiene una relevancia esencial a la hora de definir la personalidad de la vivienda. Si la arquitectura define la estructura, el pavimento cerámico crea la trama idónea para consolidar el conjunto. Trabajar de forma meditada sobre sus infinitas colocaciones, composiciones o conexiones entre los espacios, da como resultado infinitas intervenciones y soluciones decorativas.

Las baldosas cerámicas recuperan en el suelo su protagonismo como elemento potenciador para obtener la mejor versión de la casa. La clave de la cerámica: un carácter singular que une propiedades técnicas con un muestrario de diseños que van desde los suelos tradicionales a los actualizados de la mano de creadores contemporáneos.

La cerámica es un material de futuro. Natural y reciclable, creativo y atemporal, resistente e higiénico. Los pavimentos cerámicos ofrecen una serie de atributos que los convierten en el material ideal para cualquier estancia, además de combinar a la perfección con el resto de materiales.

Planteamos una selección de propuestas de diseño de espacios con pavimentos cerámicos que pueden servir de inspiración a la hora de multiplicar el valor de la vivienda.

Los suelos cerámicos inspirados en las vetas de las rocas metamórficas de tonalidades oscuras añaden carácter. El efecto armonioso se consigue combinando el suelo con las paredes, en colores más suaves. Si, por el contrario, nos decantamos por tonos claros, como blancos o grises, conseguiremos crear ambientes suaves y luminosos.

La versatilidad y resistencia que nos ofrecen las baldosas cerámicas nos permiten utilizar el mismo pavimento tanto en interiores como en exteriores. Las baldosas de gran formato eliminan juntas y sugieren superficies interminables, consiguiendo crear efectos de continuidad entre estancias, uniformidad estética y multiplicar la sensación de espacio. También podemos apostar por la mezcla de diferentes acabados cerámicos con los conseguiremos delimitar espacios.

Los suelos en tonos castaños y tierra nos ofrecen una sensación de refugio. Los pavimentos cerámicos de inspiración en maderas aportan personalidad a cualquier proyecto de interiorismo. La sensación de desgaste que consiguen las piezas cerámicas, permiten acentuar la sensación de paso del tiempo.

El suelo se convierte en el aliado perfecto para recuperar corrientes decorativas. Superficies que evocan estilos del pasado a través de pavimentos cerámicos inspirados en motivos, formas o decoraciones que rememoran épocas pasadas. Para no quitarle protagonismo a estos suelos, los expertos recomiendan utilizar tonos neutros para las paredes y para el resto de elementos decorativos.