Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La fábrica de Esquíroz ha celebrado esta mañana con un acto interno la producción de 1 millón de lavavajillas de su actual generación. El turno de mañana de la línea de montaje ha parado durante media hora la producción para participar en un pequeño evento conmemorativo de esta cifra tan simbólica.

El director de la fábrica, Jorge Monllor, ha felicitado a todas las personas que han hecho posible alcanzar esta singular cifra y les ha agradecido el trabajo y el esfuerzo realizado. En su mensaje, ha resaltado que, aunque el millón de lavavajillas compactos se ha alcanzado en 8 años, más de la mitad de la producción se ha logrado en los últimos tres años. Por su parte, el director del área técnica de BSH en España, José Juste, ha valorado este hito en términos de madurez y consolidación de esta generación de producto y ha puesto de relieve los retos a futuro destacando las competencias del equipo de esta planta y la confianza que la empresa tiene en él para superar esos retos. Por otro lado, ha remarcado la importancia de escuchar al consumidor y de tener capacidad de innovación y desarrollo local para poder responder a sus necesidades de la forma más rápida y adecuada.

Finalmente, las más de 100 personas que han participado en el acto han firmado en el lavavajillas compacto número 1 millón. La dirección de la fábrica lo expondrá en las instalaciones para que todos los trabajadores de BSH en Navarra lo puedan ver y de esta forma, todos podrán recordar esta importante celebración.

Historia de la producción

La fabricación de la generación anterior de lavavajillas compactos comenzó en 1991. Fue en 2009 cuando arrancó el proyecto actual, denominado GV550, fabricando más de 35.000 unidades al año. A partir de 2015, las unidades fabricadas aumentaron considerablemente y en cuatro años, BSH va a multiplicar por cuatro la producción de estos lavavajillas. El principal mercado es China, donde se exporta el 80% de las unidades fabricadas.

La producción de este modelo comenzó en Estella. En esta planta se fabricaron hasta el 28 de noviembre de 2014. Tras meses de intenso trabajo, el 2 de febrero de 2015 se trasladó la actividad productiva a la planta de Esquíroz. El objetivo de la integración fue aprovechar las sinergias y mejorar la competitividad de ambas plantas navarras. Aproximadamente 100 empleados de Estella se trasladaron y casi 3 años después, la línea de lavavajillas compactos emplea a unas 200 personas.

Los lavavajillas compactos que se fabrican en la planta de BSH en Esquíroz permiten que el espacio no sea un problema para tener lavavajillas

Estos aparatos ofrecen las mismas prestaciones que un lavavajillas estándar, pero ocupando menos espacio, el mismo que un horno estándar. Tienen una capacidad para lavar hasta 8 servicios. Se trata de un producto que encaja muy bien en el mercado chino. En el país asiático, la costumbre es lavar a mano la vajilla y a continuación, esterilizarla con un electrodoméstico esterilizador que tiene exactamente el mismo tamaño que el lavavajillas compacto. La tendencia en este país es sustituir el esterilizador por este lavavajillas, de manera que obtienen los mismos resultados sin necesidad de lavar a mano.