Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La caldera es un elemento esencial en todo hogar. Y si estos equipos pueden darnos el calor que necesitamos pero gastando lo menos posible en combustible, mucho mejor. Así, los nuevos aparatos no sólo nos brindan un calor más confortable y modulable, sino que también ofrecen un rendimiento cada vez superior, ayudándonos a disminuir nuestra factura energética. Entre todas las posibilidades, la caldera mural mixta, combinada con una instalación de radiadores, sigue siendo la opción preferida por los españoles.
Por otro lado, las últimas reformas normativas han dado lugar a la consolidación de la caldera de condensación y de bajo NOx como estándar tanto en obra nueva como en reposición. «En estos momentos, las calderas que más se venden son las de condensación, seguidas por las de bajo NOx, cuyas ventas se están incrementando notablemente», asegura Ángela Rodrigo, Jefa de Producto de Calefacción de Vaillant. Igualmente, Aurelio Lanchas, Jefe de Producto de Calefacción y Energías Renovables de Grupo Ferroli -fabricante de la marca homónima y Cointra-, afirma que «la tipología de caldera vendida ha cambiado bastante respecto a hace dos o tres años. La potencia más vendida con diferencia sigue siendo los 24-25 kW, pero la tecnología usada se reparte principalmente entre calderas de condensación y calderas de bajo NOx, aunque el resto de tecnologías sigue teniendo una venta de alrededor del 30%». Así, asegura que «el usuario está respondiendo bastante bien ante la condensación, animado por toda la labor de comunicación del sector y, de forma muy particular, por los ‘planes renove’ que se han venido realizando en las Comunidades Autónomas».
En esa misma línea, Mariano Tur, Jefe de Producto de Calderas Murales de Baxi Roca, reconoce que «el peso de las calderas de condensación, bajo NOx y convencionales es muy parecido», pero hace hincapié en que «las dos primeras muestran una tendencia a incrementar sus ventas». Asimismo, destaca que las calderas de condensación se han hecho con un tercio del mercado «en tan sólo cinco años, ya que antes apenas se instalaban». Considera que «esto da una medida de hasta qué punto la mayoría de los actores implicados -usuarios, instaladores, almacenistas y fabricantes- han entendido sus ventajas y han apostado por ellas». En cuanto a la potencia, indica que los 25 kW sigue siendo la cifra de referencia «aunque la mayor exigencia en confort de ACS está llevando a incrementar dicha potencia hasta los 28 kW o más». Igualmente, Francisco Lasheras, Director General de Manaut, coincide en señalar la preponderancia de los aparatos de 24-25 kW y afirma que «los porcentajes de venta por tipo de tecnología están muy equilibrados, siendo un tercio de las ventas para aparatos de condensación, otro para equipos de bajo NOx y el restante para calderas estancas tradicionales». Por otro lado, especifica que «no hay una distribución uniforme por zonas geográficas». Así, explica que «en aquellas comunidades donde se han impulsado de manera continuada los ‘planes renove’, las calderas de condensación tienen una mayor penetración que en otras zonas donde no se han realizado estas iniciativas. La alta proporción de instalación de este tipo de calderas nos indica, por tanto, que existe una respuesta ciertamente positiva por parte del consumidor».

Ver la entrevista completa >>>>.