Escrito por Arquitectura

Casa Na Xemena de Ramón Esteve cumple 20 años

Compartir

El entorno físico y cultural fue el elemento conductor en el proceso de diseño de esta vivienda situada en Cala Na Xemena de Ibiza: la luz, el paisaje de rocas y sabinas, y en el horizonte el mar y los acantilados recortándose en él.

En el exterior, las terrazas y las piscinas son una extensión de los mismos prismas que componen los cuerpos de la casa. La terraza es una plataforma que potencia la experiencia del paisaje, mientras que la piscina -compuesta por dos volúmenes- actúa como enlace y acentúa todavía más esa sensación.

Ese conglomerado de volúmenes, resultado de una estrategia de fragmentación del programa, nos permite que la implantación de la casa sea un reflejo de la orografía del lugar, de forma que la vivienda nace del paisaje con la máxima naturalidad.

Las fachadas de muros blancos, limpios y desnudos se perforan para captar la luz siguiendo un orden marcado por la configuración interior, de forma que predomina el lleno sobre el vacío. Desde el interior, a través de los ventanales, se enmarca la panorámica hacia la piscina, como una lámina de agua que se funde con el mar.

La referencia de las construcciones vernáculas nos habla de una arquitectura que nace de la espontaneidad y las necesidades pero con códigos que permiten el crecimiento de la vivienda manteniendo un resultado armónico.

Como dice Ramón Esteve “Na Xemena supuso el proyecto en el que, por primera vez, pude expresar mi forma de hacer arquitectura de una manera contundente desde muchos puntos de vista: desde la relación con el lugar, físico y cultural, hasta el hecho de manipular la percepción del lugar creando una experiencia total”.

Ramón Esteve plantea el proyecto, en su primera fase de construcción en 1996, de manera que pueda tener un crecimiento continuo a partir de las pautas que marcan el origen. Generando un código estilo que posteriormente ayude a desarrollar todo el proyecto arquitectónico, de interiorismo y de producto. De este modo, en 2001 y 2003 fue posible la agregación de distintos volúmenes cúbicos que se disponen como una secuencia de espacios de medida variable, trazando así un recorrido creciente.

La colección Na Xemena, concebida en la primera fase del proyecto arquitectónico en 1996, supuso una revolución en el mundo del mobiliario exterior al introducir por primera vez el concepto de colección global y ofrecer respuestas a todas las necesidades de un espacio exterior: mesas altas y bajas, sillas, sillones, taburetes, tumbonas y camas de día.


Compartir
Close