Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El nuevo centro de I+D+i de la Sostenibilidad Local de la provincia de Badajoz, sede del Consorcio de Gestión Medioambiental de la Diputación de Badajoz, PROMEDIO, será el primer edificio público autosuficiente de la región. La construcción de este edificio ha supuesto una inversión de 2,8 millones de euros, y el proyecto completo tiene un coste de 6 millones de euros, que son financiados el 30% por la Diputación de Badajoz y el 70% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

El proyecto ha sido diseñado por el estudio de arquitectura Daniel Jiménez+Jaime Olivera Arquitectos. Se encuentra ubicado en un terreno con una ligera pendiente, rematando una manzana de viviendas unifamiliares adosadas y frente a la plaza de toros de la ciudad, construyendo, con esta propuesta, un único gesto que controla las medianeras, adecúa su escala al lugar y a la normativa urbanística y, a la vez, orienta sus espacios a las direcciones preferentes según su uso. En este sentido, el Centro de I+D+i de la Sostenibilidad se construye con la ciudad y con el lugar estricto donde se implanta, y a la vez tiene muy en cuenta la luz, el espacio y la idea.

El proyecto, que fue presentado a concurso, se planteaba como un instrumento, un soporte, una infraestructura, propuestas como punto de partida las ideas básicas, a veces olvidadas, de la arquitectura: paisaje, camino, límite, puerta, recinto, vacío, hombre… Para ello, el estudio propuso una primera acción lógica, quitando lo que sobra, siempre en torno a la idea de simplicidad, incluso de evidencia, teniendo siempre presente el reto de obtener, mediante lo sencillo, una arquitectura lírica, silenciosa y serena, un espacio trascendente que aprovecha los recursos y responde al contexto sin gestos desproporcionados. Una arquitectura que lleva implícito el ser sostenible.

El edificio se levantará sobre dos parcelas de 2.166 y 273 metros cuadrados en las que se distribuirán diezáreas funcionales. Se desarrollan tres piezas de diferentes alturas que dan respuesta a las múltiples situaciones del entorno: altos bloques residenciales junto a viviendas de dos plantas y un gran equipamiento urbano. Estas piezas, realizadas en hormigón teñido en negro con textura de cañizo, se abren a las mejores orientaciones a través de fachadas de vidrio tamizadas por brise-soleil metálicos, que son, a su vez parasol, y estructura, el exoesqueleto del edificio.

Las tres piezas, oficinas, laboratorios y salón de actos, se unen mediante un gran jardín y un foyer cubierto, que actúa como una plaza que concilia usos, flujos y recorridos. Este foyer, en franca apertura al jardín, permite el paso a través del edificio sin alterar sus usos, como un gran elemento a escala urbana. En ese espacio, se ubican pantallas de gran formato que informan del ahorro energético del edificio y de las instalaciones de agua, potabilizadoras y depuradoras, que gestiona.

Ver reportaje completo >>>>