Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El arquitecto Álvaro Planchuelo ha sido el encargado de llevar a cabo el proyecto del Centro de Visitantes y Museo Interactivo del Parque Nacional de Cabañeros. Esta actuación de carácter público ha tenido como objetivo principal fomentar el desarrollo en las poblaciones rurales que conforman el entorno del Parque, a través de la información, exposición, investigación y cuidado de los principales valores de este espacio natural. Para poder conseguir esto, se estableció un programa de funcionamiento que atendiera a varias necesidades como son:

– Informativas: hall de atención al visitante, tienda, cafetería y contratación de rutas.

– Expositivas: exposición permanente, espacio de exposiciones temporales y audiovisuales.

– Investigación: biblioteca y sala de proyecciones y congresos.

– Mantenimiento: oficinas, casa de los guardas, almacén, aparcamiento y dársena de vehículos de bomberos y 4×4.

El proyecto se ubica en un terreno que cuenta con un gran valor paisajístico, en el límite con el Parque Nacional, a unos 3 km de la localidad de Horcajo de los Montes. Con esta actuación se pretende revalorizar este paisaje e integrarse en él como parte de su proceso de humanización, sin limitarse únicamente a la construcción de un edificio, sino actuando también sobre el entorno circundante, haciendo del paisaje y del edificio una actuación conjunta y unívoca con unámbito mucho mayor que el del propio terreno establecido para la construcción.

Para ello, se actúa sobre todos los componentes que influyen en el paisaje. Bien directamente mediante elementos construidos, o indirectamente mediante visuales desde el interior del edificio o recorridos exteriores. El edificio, la parte más humanizada del paisaje, es un eslabón más de la serie de construcciones existentes en el interior del Parque: una tipología arquitectónica basada en las casas tradicionales rurales de producción agro-ganadera y forestal que empleaban el patio-corral para el acotamiento con tapias del espacio exterior.

La implantación arquitectónica se conforma mediante una serie de volúmenes blancos unidos por los patios-corral, formando una sucesión de espacios llenos y vacíos, que contrastan sobre el fondo oscuro de la Sierra del Gavilán. En la zona de acceso, de topografía plana, se sitúan las construcciones que componen el Centro; el edificio principal, la tienda, la casa de los guardas, el almacén y el aparcamiento. Los cuales se resuelven con varios volúmenes exentos construidos con muros de carga de hormigón blanco, grandes ventanales de vidrio y cubiertas inclinadas de teja cerámica plana, unidos por patios exteriores e interiores formando un conjunto homogéneo.

El acceso a todo el recinto se produce mediante un gran patio exterior, conformado por los elementos principales del Parque; la piedra, el agua y la vegetación. El hall de entrada al edificio principal distribuye las estancias públicas, como son la exposición permanente, la sala de proyecciones, la biblioteca, la cafetería y las oficinas. Igualmente, la cubierta de este espacio se realiza con una losa continua de hormigón blanco sujeta sobre conjuntos de pilares de acero, con distintas inclinaciones y secciones.

Ver reportaje completo >>>>