Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En el pueblo de Ibero (Navarra), se encuentra el campus de la Fundación Isterria: un centro de educación especial, residencia y área ocupacional financiado por la Fundación Caja Navarra. El campus fue diseñado en los años 50 por el arquitecto Víctor Eusa y consistía en la disposición de diversas edificaciones con una cubierta metálica, sostenida por una estructura metálica y cerrada con un módulo prefabricado. Cada volumen descansaba sobre un zócalo mixto de piedra, ladrillo y hormigón.

En los años posteriores, se realizaron nuevas edificaciones complementarias. Algunas de ellas que no se adaptaban a la función principal requerida, han precisado de una renovación o de un nuevo planteamiento. Como es el caso del aulario principal. La Fundación decidió encargar un nuevo proyecto al estudio de arquitectura Blasco Esparza Arquitectos & Asociados para construir un nuevo edificio que respondiera a las necesidades del centro educativo, y a la vez  que fuera completamente accesible. El equipo de arquitectos propuso dar un cambio radical a la arquitectura central del campus apostando por una solución más contemporánea, pero integrada en el conjunto.

El nuevo edificio se dispone en tres bloques paralelos que se unen entre sí mediante unos pasillos acristalados, que acentúan aún más el paso de un edificio a otro. Al estar cada pabellón destinado a un rango de edad, esta percepción en el desplazamiento por el interior era algo fundamental y necesario.

Materiales industrializados versátiles

En cuanto a los materiales empleados, se optó por una construcción más modesta y sencilla que permitiera la ejecución de la obra y diera continuidad al proyecto original del arquitecto Eusa. Por esta razón, el edificio se concibe con los mismos principios que los edificios originales. Una cubierta metálica inclinada, sobre una estructura metálica de origen industrial que, disponiéndola con cuidado y mirando bien los remates, hace una función más que digna. Para esta cubierta se han empleado los paneles aislantes Isocop de Isopan con 100 mm. de espesor. Fabricados en poliuretano, se trata de una panel sándwich de doble chapa metálica con cinco grecas y con una junta de guarnición de estanqueidad continua que impide infiltraciones y reduce la presencia de puentes térmicos.

El cerramiento del edificio se soluciona con un módulo de ventana de aluminio, repetido por toda la fachada, que descansa sobre un zócalo de hormigón. El dintel es un elemento semiprefabricado que contiene las persianas y las ventilaciones del edificio.

En el interior, un pavimento continuo gris neutro de linóleum, con calefacción de suelo radi-ante, configura prácticamente toda la superficie del centro. El techo se resuelve con un material acústico, modular y desmontable para poder acceder a las instalaciones. El salón de actos se configura con un dos aguas interior que se conecta con el espacio del porche dándole una mayor continuidad al paso desde el exterior.

Ficha técnica

Proyecto: Colegio de educación especial Isterria.
Emplazamiento: Ibero (Navarra).
Promotor: Fundación Caja Navarra.
Superficie construida: 1.762 m2.
Arquitecto:  BLASCO ESPARZA ARQUITECTOS & ASOCIADOS / Francisco Blasco Esparza, Manuel Blasco Blanco, Mº Carmen Dominguez Gil, David Bergasa Pascual, Ruben Zabalza Aranzadi.
Fotógrafo: Pedro Pegenaute.
Constructora: Obenasa Obras Especiales.
Aparejador: Mikel Cañadas.
Estructuras: Josep Agustí.
Ingeniería: Francisco Barrios INARQ.
Equipamiento: M-40.
Soluciones ISOPAN: Cubierta inclinada con paneles aislantes ISOCOP-5 1000.
Instalador de cubierta: Cubiertas y Aislamientos Riojanos.