Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Importancia de los colores en los espacios

Los colores conllevan potenciales efectos fisiológicos y psicológicos tan variados como la cantidad de colores en el espectro. Las reacciones asociadas con el color son espontáneas, pueden ser positivas o negativas, y sin embargo, a menudo son únicas para cada persona. Por lo tanto, el color debe considerarse cuidadosamente cuando se diseña para instalaciones de salud, cuando se toma en cuenta la amplia gama de profesionales, visitantes y pacientes con diferentes niveles de discapcidad que utilizarán ese espacio.

El color provoca sensaciones psicológicas en la mente y efectos fisiológicos que provocan cambios en el cuerpo. El color afecta los sentimientos de una persona sobre el espacio, donde la luz y los colores fríos parecen expandir un espacio, los colores oscuros y cálidos tienden a encerrar el espacio haciéndolo sentir más pequeño. La percepción de peso y tamaño se siente de manera similar, donde los colores claros y fríos parecen sentirse menos pesados que los colores oscuros y brillantes. Los colores tienen un efecto comprobado en la temperatura corporal: los tonos cálidos (rojo, naranja, amarillos) pueden elevar la temperatura, mientras que los colores fríos tienen un efecto opuesto.

El color puede afectar la percepción que tiene una persona del tiempo: los espacios de colores cálidos tienden a hacer que uno se sienta como si hubiera estado allí más tiempo del que en realidad ha estado y el tiempo parece transcurrir más lentamente. Los colores en una variedad de formas y brillo pueden estimular excitar, inducir aburrimiento o sensación de calma, y pueden incluso contribuir en el proceso de recuperación de los pacientes. Estos factores son cada vez más reconocidos e implementados por los arquitectos y diseñadores de interiores.

El típico ambiente blanco de un hospital evoca una imagen más bien austera de paredes blancas, camas blanca, uniformes blancos y túnicas azules, que a la vez despierta una impresión sagrada e higiénica y deja a los pacientes fríos, pálidos, aburridos y sin sensación de vitalidad. Para aquellos que tienen enfermedades graves, enfrentar este entorno puede hacerles sentir la pérdida de la esperanza o el miedo a la muerte. Hoy en día, se están llevando a cabo cambios de diseño significativos para mejorar la atmósfera en las instalaciones sanitarias donde se aplica el uso sensible de los colores según el tipo de enfermedad o clínica.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que las respuestas emocionales al color dependen en gran medida de su saturación y brillo. Por ejemplo, colores menos saturados y brillantes como el verde salvia son relajantes de mirar. Por otro lado, los colores que están muy saturados pero oscuros como el azul zafiro intenso, pueden ser más energizantes. Cada tono tiene sus propias asociaciones únicas y desencadenantes emocionales

Aplicación de color sugerida en una instalación sanitaria

Normalmente, se recomienda no utilizar más de tres colores principales en un espacio interior. El color del techo debe ser más claro o igual que la pared, y podría ser blanco o coincidir con el tono de la pared. Los espacios conectados deben usar un tono similar, mientras que los espacios cerrados individuales pueden usar diferentes colores. Para áreas grandes, se recomiendan colores claros y elegantes en lugar de colores vivos. El principio básico de usar colores de manera efectiva en el espacio interior es mantenerlo en armonía, en general, al mismo tiempo que permitir el contraste al nivel de detalle.

Usando un hospital para niños como ejemplo, se pueden aplicar colores cálidos como naranja, amarillo o rojo en el área de entrada para darles la bienvenida a los niños. El amarillo cálido se puede aplicar en la sala de espera para fomentar una sensación cálida. Los pasillos, las salas de consulta y tratamiento pueden ser de color azul claro o verde para producir relajación. Mientras que el amarillo y el rosa se pueden usar como pequeñas decoraciones o acentos. Colores brillantes y patrones lúdicos como animales o árboles se pueden aplicar a la zona pública dentro del área de los pacientes. Finalmente, puede aplicarse un color naranja claro o amarillo dentro de las habitaciones de los pacientes para estimular el apetito de los niños.

Factores funcionales a tener en cuenta cuando se diseña con color en las instalaciones de salud

Los factores que debemos tener en cuenta para elegir los colores son:

  • Efecto de la iluminación y los materiales en el color
  • Edades y género de las personas que utilizarán el espacio. Se ha demostrado que los hombres tienen baja preferencia por el rojo y el morado, y los niños pueden preferir colores brillantes o de valor medio y patrones más imaginativos.

  • Tipo de tareas, cantidad de contraste deseada y requerida para el nivel de agudeza visual: por ejemplo, los colores cálidos muy iluminados pueden fomentar un mayor estado de alerta, lo que sería bueno para el esfuerzo muscular en un gimnasio de terapia física.

  • ¿Es el espacio para pacientes, personal o visitantes?, y ¿cuál es el período de tiempo típico en que estas personas estarán expuestas a los colores?

  • ¿El objetivo es enfatizar o camuflar?

  • ¿El objetivo es organizar espacios utilizando el color como señal?
  • Usar como referencia: por ejemplo, se puede usar un color más brillante en un campo de color pastel o neutro para resaltar un camino o una zona de atención o llamada

  • Uso para denotar riesgos. Por ejemplo, en los Estados Unidos, la codificación por colores se ha desarrollado para ayudar en la toma de decisiones al especificar estereotipos de color: información de advertencia en rojo, información de precaución en amarillo e información de advertencia en otro color claramente rojo o amarillo. Estándares de codificación de color universales similares introducidos por ANSI e ISO incluyen verde por seguridad. Tales estándares para colores de seguridad, carteles y gráficos están diseñados para reducir accidentes y lesiones en instalaciones públicas como por ejemplo los hospitales, en todo el mundo.

  • Prejuicios geográficos y culturales. Por ejemplo, en climas nórdicos con inviernos largos y duros, los colores cálidos podrían ser más apropiados que los fríos; en Occidente, la calidad de la luz es más cálida y más intensa que en Oriente; en las zonas tropicales, los colores saturados fuertes (rosa fuerte, naranja, morado, verde lima) a menudo se ven favorecidos.

  • Tener en cuenta el mantenimiento. El mantenimiento es muy importante en el cuidado de la salud, ya que el color juega un papel en la percepción de un ambiente limpio. Los colores oscuros pueden mostrar pelusas blancas que prevalecen en el cuidado de la salud o la mancha turbia de un desinfectante para manos a base de alcohol.

  • Tener en cuenta la estética. Como ejemplo, aunque los estudios pueden indicar que una pared de acento azul es deseable para un paciente coronario, la saturación y el tono específicos junto con la forma en que se usa el color dependen completamente de la habilidad y el talento del diseñador. Por lo tanto, aunque la paleta de colores inicial puede no haber sido desarrollado en base a la intuición o el gusto personal, el producto final conlleva la imagen individual del talento del diseñador.