Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El entorno y la sostenibilidad

El edificio está orientado a sur, con el eje principal de este a oeste para facilitar la captación solar pasiva y la ventilación cruzada. Los vestuarios, zonas de paso y espacios secundarios están situados en la fachada norte ya que requieren menos confort térmico. Por otro lado, las salas de piscina y de actividades están dirigidas en las fachadas más soleadas.

En la fachada oeste, se ha colocado una doble piel de lamas que funciona como una «barrera de protección» en la piel del edificio. Para evitar la radiación directa excesiva, la fachada sur está equipada con un alero formado por un voladizo.

En el proyecto se prioriza la luz natural, la captación solar pasiva y la ventilación natural cruzada, mediante un gran lucernario longitudinal que atraviesa el edificio en la zona de vestuarios de este a oeste.

El agua de limpieza de filtros se reutiliza para riego. La producción de ACS y de climatización integral del edificio se hace a través de una caldera de biomasa.

Todo ello junto con una cuidada elección de materiales hace que el edificio tiene una calificación energética máxima “A”.

Los materiales

Los exteriores son construidos en hormigón para la zona principal del edificio y madera para las piezas salientes que dan lugar al acceso, a las salas de actividades dirigidas y a solarium. Esta dualidad de materiales pétreos y cálidos se repite en el interior con la utilización de la madera y la cerámica, que es un material presente en todos los interiores del edificio, tanto en suelos como paredes, zonas húmedas y secas y estancias públicas y privadas.

La cubierta

Con dos tipos de sistemas distintos de cubiertas, Icopal aportó las mejores soluciones técnicas para aportar a la obra sistemas de impermeabilización de gran calidad y que dieran solución a las distintas necesidades en cada caso.

La empresa Robersa, especialistas en instalación de sistemas de impermeabilización y homologada por Icopal, fue la encargada de ejecutar las distintas instalaciones.

 Los sistemas empleados fueron los siguientes:

1) Cubiertas planas invertidas no transitables con gravas.

Con una medición total de 1.900 m2 de cubiertas, el sistema de impermeabilización utilizado fue una monocapa no adherida de 4,8 kg/m2 sobre forjado de hormigón con la lámina macro perforada arenada PARAFOR SOLO S. Como capa separadora entre el sistema de impermeabilización y el aislamiento térmico se utilizó un geotextil de poliéster no tejido de 200 gr/m2 GRAVIFILTRE. Como aislamiento térmico se utilizó poliestireno extruído ICOXPS de 50mm de espesor y de nuevo, otra capa separadora GRAVIILTRE para independizar las partidas de aislamiento con los elementos de acabado de la cubierta. En total se cubrieron 1.450 m2 con gravas y un total de 230 m2 con losas drenantes ICOLOSA 40/35 gris con la finalidad de establecer una serie de pasillos de mantenimiento de las instalaciones existentes.

2) Cubierta con pendiente no transitable compuesta por sistema de impermeabilización monocapa autoadhesivo.

Con una medición total de 300 m2 de cubierta, el sistema de impermeabilización utilizado sobre un soporte de panel autoportante de madera se compuso por aplicar en tota la superficie del forjado un total de 350 gr/m2 de imprimación bituminosa de secado rápido Siplast Primer para poder instalar en frío (sin fuego) la lámina autoadhesiva en semi-independencia Adesolo G con autoprotección mineral hidrofugado color blanco.