Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La calefacción supone el consumo mayoritario de energía en los hogares españoles, según los estudios del IDAE. En concreto, la mitad de lo que se gasta en energía en una vivienda va destinado a la calefacción. Con dispositivos como los diseñados por momit®, se reduce en un 30% el consumo habitual de energía para calentar hogares y oficinas. Se trata de dispositivos, inscritos en lo que ahora conocemos como el Internet de las Cosas, y que dada la interacción cada vez mayor con nuestras costumbres y necesidades se transforma en el Internet de las Personas.

De los 90 dispositivos que gracias a internet controlarán viviendas y espacios laborales en 2020, los termostatos son los que evolucionan a mayor velocidad. Su interacción con nuestras costumbres es cada vez más estrecha gracias a la facilidad de poder programarlos a través de aplicaciones móviles y utilizando la geolocalización y los análisis estadísticos inmediatos.

Y es que momit Home Thermostat es un dispositivo de ahorro energético que gracias a la geolocalización, los smartphones e internet, aprende de nuestras costumbres para así poder utilizar de forma más eficiente la calefacción. Con sensores de presencia, humedad y temperatura, se puede programar por franjas horarias, dependiendo de las condiciones atmosféricas y de nuestra presencia en la vivienda. Ahora, a todo ello, suma el control directo del gasto.

Gracias a My Budget, la nueva función de la App de momit, el usuario decide la cantidad a gastar cada mes. Es el dispositivo el que advierte y avisa de los posibles desvíos y añade soluciones a la programación general. Desde la App del móvil resulta fácil realizar la programación y acceder a la información sobre el gasto de calefacción en la vivienda.

Los españoles encendieron la calefacción el pasado invierno una media de 4 horas diarias, invirtiendo en el confort de sus hogares una media de 150 euros mensuales, es decir, 5 euros al día, según el estudio realizado por momit®. La comunidad autónoma donde se utilizó menos la calefacción, a pesar de las bajas temperaturas, es La Rioja, cuyos habitantes soportaron una temperatura media exterior en esta época de poco más de 3 grados y, sin embargo, utilizaron las calderas solo 3 horas y 12 minutos al día. Los que más uso hicieron de ella fueron los ciudadanos de Cataluña, que con una temperatura media de casi 10 grados, utilizaron la calefacción 3,77 horas al día.