Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Según el Estudio de consumo navideño, elaborado por Deloitte, el 31% de los regalos navideños se comprarán en grandes almacenes. Teniendo en cuenta el contexto, hay que ser conscientes de que utilizar las escaleras mecánicas, los ascensores y las puertas automáticas siguiendo unas sencillas indicaciones ayuda a prevenir posibles imprevistos y promueve el uso correcto de estas instalaciones.

KONE comparte siete consejos que se deben tener en cuenta para desplazarse de forma segura durante las compras navideñas:

1. Tener paciencia:

En el caso de los ascensores, si están muy llenos, hay que ser paciente y esperar. Es muy importante no sobrecargarlos ni sobrepasar su capacidad. Del mismo modo, si las escaleras mecánicas o las puertas automáticas están abarrotadas de gente, es aconsejable no apresurarnos y dejar distancia para evitar las aglomeraciones y como consecuencia posibles incidentes.

2. Posicionarse correctamente durante el desplazamiento:

Cuando se entra en el ascensor, es aconsejable pasar al fondo de la cabina, y situarse mirando hacia delante, manteniéndose alejado de las puertas. Si se quiere permitir la entrada a otra persona, hay que hacerlo a través del botón de abrir puertas. En las escaleras mecánicas el usuario se debe situar de cara al sentido de la marcha y debe agarrarse al pasamanos. Asimismo se deben mantener los pies en el peldaño alejados de los laterales de las escaleras.
Por su parte, en las puertas automáticas, hay que pasar sin pararse, para evitar tapones que obstaculicen el paso.

3. Estar pendiente de los más pequeños:

Los niños deben ir siempre acompañados por un adulto y agarrados de la mano, tanto en el ascensor como en las escaleras mecánicas o al pasar por una puerta automática. También es importante que los más pequeños no jueguen cerca de estas instalaciones ya que pueden sufrir o provocar accidentes.

4. Prestar atención al comenzar y finalizar el desplazamiento:

Es necesario prestar atención al entrar y al salir de cualquiera de estas instalaciones. En el caso de ascensores y escaleras, es aconsejable salir hacia los lados y dejar sitio para que salgan el resto de usuarios. Si se va a pasar por una puerta automática, hay que esperar a que esté completamente abierta antes de pasar por el centro.

5. Ser rápido en caso de que surja algún problema:

Si se detecta algo inusual en el ascensor, hay que informar al propietario o a la empresa de mantenimiento. En el caso de quedar atrapado, hay que pulsar el botón de alarma y esperar la ayuda del Centro de Atención al Cliente.
En las escaleras se utilizará el botón de parada de emergencia en caso de detectar detecta una anomalía en su funcionamiento.

6. Utilizar cada instalación adaptándonos a las circunstancias:

Los usuarios con movilidad reducida (muletas, silla de ruedas, andador, etc.) deben utilizar el ascensor. Del mismo modo, si se va con un carrito de bebé o de la compra. En el caso de las escaleras, no hay que acceder en el sentido contrario al de la marcha, y no es apropiado que los usuarios se sienten en los peldaños o en el pasamanos. Asimismo, los usuarios no se deben asomar por fuera de la barandilla. Además, los objetos de grandes dimensiones, largos o pesados no deben transportarse por este tipo de instalación.

7. No forzar las instalaciones:

Hay que tener en cuenta que no hay que bloquear las puertas, ni de los ascensores ni de los establecimientos, con objetos o partes del cuerpo. Asimismo, no hay que permanecer cerca de una puerta automática batiente en un pasillo, obstaculizando el paso a otros usuarios. Por supuesto, en caso de fuego u otra emergencia no hay que utilizar los ascensores ya que no forman parte de las vías de evacuación.