Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El nuevo edificio integra grupos del campus de la Universidad Autónoma y cuenta con las instalaciones necesarias para llevar a cabo sus propias actividades, así como servicios para sus grupos de investigación y para el campus en general.

El diseño pretende integrar el edificio en el entorno del campus. Se busca en primer lugar funcionalidad pero también singularidad y representatividad para que pueda llegar a encarnar un hito emblemático de la integración de los grupos del CSIC-IRTA en el entorno de la universidad.

La parcela propuesta para construir el edificio, tiene una superficie total de 5.473 m2, está calificada como equipamiento universitario, “…diseño estudiado desde el inicio con la intención de incorporar sistemas pasivos y activos de ahorro energético, asociando una cuidada elección de materiales…” fue cedida por la Universidad Autónoma de Barcelona. Esta tiene forma poligonal, sensiblemente alargada y con sus lados mayores en sentido aproximadamente Este-Oeste. Podríamos decir que tiene dos caras longitudinales Este-Oeste y dos transversales Norte-Sur.

Las premisas que rigen el proyecto, en todos y cada uno de sus sectores así como en sus fases, apuntan a dar respuesta al complejo programa de, I+D en el campo de la genómica vegetal, y a la posibilidad de adaptación a distintas líneas de investigación y sus requerimientos actuales y futuros en constante desarrollo. El concepto clave es entonces la flexibilidad. El edificio se concibe como una serie deáreas especializadas que alojan las diferentes actividades intrínsecas de la investigación. Cadaárea esta a su vez concebida como un contenedor flexible y fácilmente adaptable a los posibles cambios y mejoras, con la posibilidad de introducción de nuevas tecnologías y equipos, sin interferir en el funcionamiento del resto de actividades del centro.

Ver reportaje completo >>>>