Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El uso del CRAS, cemento demoledor fabricado por la empresa alavesa Kayati SL, en proyectos realizados en zonas montañosas, es una fuente casi inagotable de clientes satisfechos y de imágenes que se sienten orgullosos de mostrar en estos reportajes.

Este tipo de proyectos presentan problemáticas específicas: elevadas pendientes, acceso difícil, presencia en ocasiones de edificaciones próximas o vías de comunicación, requerimientos medioambientales… Situaciones todas ellas que obligan a los contratistas de demolición a dar lo mejor de sí mismos. El CRAS es un recurso que ayuda llevar a cabo de manera satisfactoria este tipo de trabajos. La combinación de producto y asesoramiento que ofrece Kayati SL es un aliado de primer orden para la demolición.

La demolición no explosiva, basada en la fuerza expansiva generada por la reacción de hidratación que se produce en el cemento demoledor permite llevar a cabo demoliciones sin afectación al entorno, con un uso limitado de maquinaria auxiliar y en tiempo reducido.

Estas ventajas hacen de esta opción la más conveniente en una buena parte de proyectos de demolición en altura. En las imágenes que presentamos recorremos varias fases del proceso de demolición realizada mediante cemento expansivo: perforación, rotura y desescombro.

El resultado en este caso es un desmonte que permitirá la construcción de viviendas en un entorno con unas vistas excelentes, rodeado de otras viviendas, cuyos habitantes ha visto alterada mínimamente su forma de vida mientras se llevaba a cabo la demolición, gracias a las características amigables para el entorno del cemento demoledor CRAS.