Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Son muchos los trabajos de demolición en todo el mundo que utilizan cada año el cemento demoledor CRAS, fabricado por la firma alavesa Kayati SL. Los entornos en los que el CRAS ayuda a la realización de demoliciones es muy variado: canteras, vaciados para aparcamientos, diques, demoliciones submarinas, entornos urbanos e industriales…

Lo que no suele variar es la forma de aplicación del producto para obtener el máximo rendimiento del mismo: perforación, vertido del mortero hecho con el CRAS, espera hasta la rotura, y retirada de escombros.

Las fotos que acompañan este reportaje corresponden a un trabajo de demolición llevado a cabo en una zona urbana.

Se pueden ver en ella claramente estas etapas. La perforación es una operación de fundamental importancia a la hora del uso del cemento demoledor. Los parámetros de profundidad y diámetro de de la perforación son fundamentales para conseguir un uso óptimo del material. La experiencia de Kayati SL se pone a disposición de sus clientes, que pueden contar con este apoyo para establecer estos parámetros, así como la distancia entre perforaciones y la forma de distribución de las mismas.

Dentro de un mismo proyecto, en función del tipo de material a demoler, del entorno en el que se haya de producir la demolición, o de la existencia de repiés u otras irregularidades del terreno, es posible seguir diversas estrategias para la distribución de las perforaciones. Éstas pueden ser verticales, horizontales -como se aprecian en las fotos- o incluso en forma de “V”, cuando la zona a demoler dispone de solo una cara libre.

En todos los casos, la versatilidad del CRAS permite llevar a buen puerto los proyectos de demolición más variados, sin explosiones, sin ruidos y sin vibraciones, características diferenciadoras del CRAS.