Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, se celebró ayer la primera de esta serie de Diálogos de Arquitectura con EÑE, donde pudimos contar con la presencia de Eber Rueda (CT Engineering), Pablo Callegaris (Bimética), César Frías (Morph Estudio), Julio Touza Sacristán (Touza Arquitectos) y Rafael Guillén (Estudio Rafael de La-Hoz).

En el marco de este evento, Raúl Calleja, Director de Epower& Building, presentó esta feria, la cual se trata de una gran convocatoria sectorial que integrará los salones de referencia para los sectores de la construcción, rehabilitación y eficiencia energética: VETECO, CONSTRUTEC, URBÓTICA y MATELEC. Este nuevo proyecto tiene por objetivo impulsar la innovación, y contribuir a la dinamización del mercado, concentrando la oferta de 1.200 empresas y la presencia de 60.000 visitantes profesionales de la ingeniería, industria, instalación, automatización, construcción, arquitectura, infraestructuras, urbanismo y sector terciario, lo que le sitúa como el mayor evento sectorial del sur de Europa en los años pares. Epower& Building tendrá lugar del 25 al 28 de Octubre del 2016.

En este primer diálogo el tema giró en torno al BIM y las Nuevas Herramientas al servicio del Arquitecto, donde los ponentes comenzaron explicándonos qué es el BIM. En este sentido, Rafael Guillén lo describió como una ‘maqueta virtual’ que hace más fácil visualizar el proyecto en su conjunto y que, poco a poco, es más demandado por los clientes.

De igual manera, Pablo Callegaris destacó su facilidad de interpretación para personas ajenas al mundo de la Arquitectura y las ventajas que ofrece para un fabricante disponer de bibliotecas BIM con sus productos.

Por otro lado, César Frías hizo alusión a la importancia del BIM en los estudios de Arquitectura del Reino Unido donde es obligatorio presentar los proyectos en este formato que además presenta como aspecto determinante el trabajo en equipo.

Asimismo, Julio Touza Sacristán remarcaba que la inclusión de esta herramienta dentro de los estudios de Arquitectura va a suponer un cambio cultural más profundo que el que supuso en su momento el paso del lápiz al CAD. Pero aportará más ventajas competitivas a quien lo utilice.

Por último, Eber Rueda, enfocándolo desde el campo de la Ingeniería, resaltó la diferencia tecnológica que existe entre el sector automovilístico y la Arquitectura, siendo esta última un producto de un coste mucho más elevado y de mayor influencia para la sociedad.

Así pues, destacaron, entre sus principales ventajas y beneficios: su facilidad de lectura, la posibilidad de entregar el libro del edificio en este formato, lo que permite, a posteriori, un correcto mantenimiento que ahorra costes. Además, para el arquitecto, tiene la ventaja añadida de poder elegir con mayor facilidad las materiales a emplear en el edifico conociendo todas sus características técnicas desde el principio.

En general, todos los ponentes coincidieron en que el problema parte desde la Universidad donde no existe una formación adecuada a este tipo de herramientas.

Otro inconveniente para su aplicación es la falta de implicación por parte de la Administración, la cual sigue anclada en técnicas pasadas y necesita una legislación acorde a lo que hoy día se demanda.

De esta parte, contamos con la presencia de Jorge Torrico (Subdirector de Proyectos de INECO), quien aportó que la Administración está trabajando en realizar los cambios necesarios para incluir esta tecnología, pero como cualquier cambio, requiere un tiempo para su implantación.

Como conclusión, todos coincidieron en afirmar que el uso del BIM aporta unos beneficios que el cliente debe conocer desde el principio y no encargarlo desconociéndolos. Ya que sus ventajas se perpetúan durante toda la vida del edificio.

Según concluyó Julio Touza Sacristán: “se trata de una herramienta, pero la buena Arquitectura no sale del lápiz, el papel o un mero programa de diseño, sino de la cabeza del arquitecto, donde la idea es la que hace bueno o malo un proyecto”.