Escrito por R 2020, Reportajes

Cubierta Inclinada: Lo tradicional se moderniza

Compartir

La cubierta inclinada es un paradigma clásico que sigue vigente en la arquitectura moderna, aunque actualizado y modernizado con nuevas formas de ejecución y materiales. Este sistema constructivo presenta múltiples ventajas y, además, admite diversas variaciones, por lo que puede adaptarse a todo tipo de proyectos. En este tipo de construcción, la teja se considera como elemento principal y más visible del sistema, sin embargo, este material está dejando hueco para la vegetación, llevando a cabo un tipo de cubiertas más amigables con el entorno.

Las cubiertas inclinadas están presentes en la arquitectura desde hace miles de años y destacan por su estética, durabilidad, bajo mantenimiento y altas prestaciones técnicas en diferentes ámbitos de la edificación, como eficiencia energética, seguridad, calidad del aire interior y, en general, en el confort de los edificios. En este sentido, Alfred Vincent, Director General de Cerámica La Escandella, asegura que la cubierta inclinada es un sector que está recuperando poco a poco la relevancia que siempre ha tenido, tanto en materia de diseño e innovación como en la eficiencia que se deriva de su correcta instalación. Se trata de un sector que se encuentra en constante evolución y en la vanguardia de la construcción sostenible. “Hay que tener en cuenta que las cubiertas inclinadas son energéticamente más eficientes que las construcciones de cubierta plana”, detalla Luis Verea, Director General de Tejas Verea.

Seguir leyendo–>

 


Compartir
Close