Escrito por Arquitectura, Comunicados, Destacado

Día Mundial del Ahorro Energético: La edificación Pasiva supone un 75% de ahorro de energía

Compartir

Con motivo de la celebración hoy del Día Mundial del Ahorro Energético, desde el Consorcio Passivhaus quieren poner en relevancia la importancia de las nuevas formas de construcción que suponen un verdadero ahorro energético para los hogares de este país. Sobre todo dada la relevancia de la cuestión en estos tiempos en los que las energías, como la electricidad o los combustibles, no cesan en su constante subida, alcanzando valores históricos cada semana. Así, viviendas industrializadas, prefabricadas, modulares y pasivas, son ahora una tendencia al alza para ahorrar energía; de hecho, en los últimos años y cada vez más cobran una presencia considerables en el parque inmobiliario.

Por un lado, las unas casas industrializadas, prefabricadas y modulares hace tiempo que tienen un hueco en el mercado inmobiliario español, junto con el emergente modelo de edificación modular pasivo que ofrece grandes ventajas sobre todo en ahorro energético y calidad del aire interior. Cada vez hay más gente que se decide por este tipo de edificación ya que el mantenimiento supone un ahorro de hasta un 75% frente al de una vivienda convencional.

casa Bio pasiva gran canaria Pero, ¿qué son este tipo de construcciones? ¿Qué diferencias hay entre una casa prefabricada, una industrializada y una construcción modular? Pese a sus similitudes, difieren sobre todo en capacidad de diseño, fabricación y montaje. En líneas generales, la casa prefabricada es la que se produce y ensambla por completo en una fábrica y se transporta ya montada hasta la parcela en la que se va a ubicar. La vivienda de construcción industrializada en cambio se monta en el mismo terreno a partir de piezas estandarizadas y elaboradas en una fábrica. Y la construcción modular es la que aúna industrialización y prefabricación siendo una vía intermedia entre ambas donde se industrializa el proceso de construcción utilizando elementos prefabricados en fábrica.

Los aspectos que más diferencian entre estos tipos de construcción es el diseño y la personalización.  Al adquirir una vivienda prefabricada no suele haber muchas posibilidades de personalización siendo una tipología más rígida, ya que se ha de escoger entre los modelos prediseñados por el fabricante, así como los materiales o acabados. Las casas industrializadas en cambio admiten una mayor personalización ya que el proyecto se realiza a medida teniendo en cuenta las necesidades del comprador y las características del terreno. “Son edificios en los que se optimizan los recursos en el momento del desarrollo del proyecto de construcción, teniendo una alta capacidad de usar materiales reciclables y sostenibles, y dejando pocos residuos minimizando así la huella de carbono y proporcionando un menor impacto medioambiental”, declara Guillermo Hornero, miembro de la Junta directiva del Consorcio Passivhaus.

La clave, el ahorro energético

Independientemente de la tipología de construcción, las casas pasivas están construidas bajo los más estrictos estándares alemanes de excelencia Passivhaus con el objetivo de sacar el máximo provecho a los recursos que ofrece el entorno, disminuyendo el gasto energético y también el gasto económico. “Una de las diferencias más significativa frente a las construcciones que conocemos como tradicionales, es que pueden llegar fácilmente a generar más energía de la que se consume en su construcción, uso, mantenimiento y en definitiva en el día a día. Ello se consigue gracias al tratamiento del aislamiento térmico y acústico, y al cuidado que se procura en las demandas de energía, lo que permite alcanzar condiciones interiores de muy alto confort con un gasto mínimo de energía”, confirma Hornero.

Si a todo ello le sumamos alta calidad en puertas y ventanas, temperatura equilibrada con ventilación constante el ahorro de energía puede llegar al 75%. Además, esta alta eficiencia energética aporta un alto grado de bienestar en sus habitantes, sobre todo por las condiciones óptimas de confort térmico y por su construcción sin daños a la naturaleza.

Esta eficiencia energética se puede llegar a maximizar en gran parte gracias a la fabricación estandarizada en fábrica que asegura un mayor control en el proceso de construcción que el que se da en el proceso de edificación tradicional que está más sujeta a factores humanos y a los inconvenientes que puedan surgir en la obra.

También es un dato para tener en cuenta que, en las casas prefabricadas, industrializadas y modulares los plazos de proyecto pueden llegar a reducirse considerablemente frente a una construcción convencional ya que la producción y montaje de los distintos componentes pueden llegar a solaparse dada la fabricación off-site. Lo más sorprendente de todo es que en los distintos casos el montaje del edificio se puede llegar a hacer en escasos días o semanas dependiendo de su envergadura, siempre que se haya realizado previamente un desarrollo y una planificación del proyecto adecuada, con un seguimiento y desarrollo de la fabricación y del montaje insitu integrado con todos los agentes que intervienen en el proyecto”


Compartir
Close