Escrito por Arquitectura, Comunicados, Destacado

Día Mundial del Urbanismo: El urbanismo del futuro, el comienzo de las Smartcities

digitalizacion
Compartir

Hoy 8 de noviembre se celebra el Día Mundial del Urbanismo. Un día que nos hace reflexionar cómo ha cambiado nuestras urbes a lo largo de estos años, de calles estrechas y enmarañadas a planes urbanísticos pensados y estudiados, de la mano del gran urbanista Cerdá. Pero, desde 1950 las ciudades no han dejado de crecer, y el urbanismo que servía para una cantidad ‘X’ de personas, no es el mismo que pueda utilizarse para resolver los problemas actuales. Los tiempos cambian, las necesidades varían, y los usuarios se unen a las tecnologías que evolucionan a marchas agigantadas.

smartcitiesEn este sentido, el lugar en el que conviven gran parte de la población mundial y como dinamizador de la economía y el ecosistema emprendedor, no debe quedarse atrás. Sobre ello se identifica que, actualmente, cerca de un 50% de la población mundial vive en ciudades y se estima que, tan solo en Europa, esa cifra ascienda al 80% en los próximos 30 años (2050). Por ello, es necesario, por no decir obligatorio, que las ciudades den cabida a tantos millones de personas con las mejores prestaciones y recursos posibles, algo que marcará la prioridad de los países más desarrollados.

Un tema que ya lleva tiempo siendo analizado por los principales expertos que están cuestionándose hacia dónde debe dirigirse el urbanismo de las ciudades futuras. Y parece que la respuesta es sencilla, el futuro se llama smartcities.

El futuro de la ciudad se llama ciudad inteligente

El término “smart city” o “ciudad inteligente”, se define de diferentes maneras por distintas organizaciones, pero todas convergen en los mismos conceptos, habitabilidad, viabilidad y sostenibilidad.

Principalmente, una ciudad inteligente es una que, a través de la tecnología, construcción sostenible, y el análisis de datos pretende mejorar las necesidades básicas de los ciudadanos, empresas e instituciones. Por ejemplo, el entorno se vuelve más sostenible mejorando la comunicación, haciendo más eficiente el transporte…, englobado en la sostenibilidad ambiental, de tal modo que se alcanzará la eficiencia energética. De esta manera, mejorando su eficiencia energética y tecnología se favorece la disminución de costes, ofreciendo un mayor número de posibilidades para estas ciudades.

smartcitiesAlgunas de las funciones básicas que llevan a cabo las smartcities están en la recopilación de información, procesarla, comunicarla, analizarla y finalmente tomar decisiones basadas en los resultados.

Además, conectan sus residencias, escuelas, hospitales, negocios y edificios gubernamentalmente, vinculando cada servicio a las redes de información, lo que facilita la comunicación entre ellos. Así, es posible gestionar desde el consumo de energía hasta el tráfico.

En resumen, la smart city tiene como elemento central al ciudadano y, con ello, mejorar su calidad de vida.

smartcitiesUn concepto que hace unos años podría considerarse idílico que exista en todos los países pero que, de un tiempo a esta parte es algo que se está buscando a conciencia la mayoría de los países desarrollados se preocupa de su innovación tecnológica y sostenible para asumir los retos urbanos actuales como el crecimiento demográfico, la seguridad de la vivienda, la innovación y participación ciudadana.

En definitiva, las ciudades dotan a los ciudadanos de herramientas para que aporten mayor valor a la ciudad, es la combinación de personas, tecnología y creatividad para hacer más sostenible y eficiente a cualquier ciudad del mundo.

En este sentido, ya son varias las ciudades que se están poniendo las pilas para poder mejorar la vida de sus usuarios. Allá por 2017, dos instituciones, el IMD y la Singapore University for Technology and Design (SUTD), se unieron para llevar a cabo la elaboración de un índice de ciudades inteligentes que ofreciera un enfoque equilibrado de los aspectos económicos y tecnológicos de las ciudades inteligentes, por un lado, y de las “dimensiones humanas” de las ciudades inteligentes (calidad de vida, medio ambiente, inclusión), por otro.

Ahora según el Smart City Index 2020, la percepción de los habitantes de las ciudades sobre la forma en que la tecnología ayuda a afrontar los retos urbanos, lo que se ha visto muy afectado por la pandemia y su aceleración de la transformación digital. De este modo, cientos de ciudadanos que fueron encuestados en abril y mayo de 2020 sobre provisiones tecnológicas en sus territorios en cinco áreas: salud y seguridad, movilidad, actividades, oportunidades y gobernanza, decidieron que los tres primeros puestos fueran ocupados por Singapur (1º), Zúrich (2º) y Oslo (3º).

Smartcities en España

España, también está poniéndose las pilas, siendo uno de los países que se han responsabilizado por el futuro, esforzándose por asumir el reto de crear ciudades autosostenibles y cada vez más inteligente. Por ejemplo, fomentar la movilidad eficiente y sostenible, entre otras medidas, son algunos de los proyectos que se han llevado a cabo en las grandes ciudades españolas. En este sentido, cada vez son más las ciudades sostenibles en España que se esfuerzan en convertirse en smart city.

Dentro del Smart City Index aparecen varias ciudades españolas, entre la que destaca Bilbao, la cual asciende hasta la posición 10. Principalmente destacan factores como el transporte público, el saneamiento básico en las zonas más pobres, la velocidad y fiabilidad de internet en relación con las necesidades de conectividad, los servicios de reciclaje, servicios médicos, las actividades culturales… Por otro lado, Madrid sube 11 puestos hasta el 34. Como puntos positivos, los encuestados señalan los espacios verdes, la oferta cultural de la ciudad, así como la disponibilidad de los servicios de búsqueda de empleo.

Pero una de las escaladas más vertiginosas es la de Zaragoza, quien escala 33 puestos hasta la posición 15. Entre los aspectos mejor puntuados está el saneamiento básico, los servicios de reciclaje, los espacios verdes, el acceso a un buen colegio, así como el papel de las tecnologías en la gestión de citas médicas…

Por su parte, Barcelona ha descendido 9 puestos hasta el 58º. Entre los aspectos más beneficiosos de vivir en ella destaca la oferta de actividades culturales, en la disponibilidad de los servicios de búsqueda de empleo y oportunidades de aprendizaje, en la compra online de entradas para espectáculos y museos, así como en la gestión tecnológica de citas médicas. Sin embargo, entre los principales problemas según los entrevistados, se encuentran los relacionados con el saneamiento, el tráfico y la vivienda disponible, al igual que ocurre en Madrid.

En conclusión, España está buscando transformar todas sus ciudades en inteligentes gracias a la tecnología y digitalización, fomentando sobre todo la participación de los ciudadanos y consiguiendo grandes cambios, cada vez más necesarios.


Compartir
Close