Escrito por Nuevos Materiales

Dimbler de Fontini, nuevos acabados metálicos

Compartir

El estilo industrial nace con el traslado de las industrias a las afueras de la ciudad, una gran cantidad de naves, fábricas y almacenes quedaron vacíos. En estas edificaciones se empezaron a instalar jóvenes que transformaron estos espacios en viviendas.

En este momento de transición nació el concepto de loft, espacios totalmente diáfanos con techos muy altos, grandes ventanales, suelos de hormigón y vigas de hierro. Pero el estilo industrial va más allá de los lofts. Y ahora lo que nos queda es su esencia. Son sus rasgos característicos los que adaptamos a los interiores para mantener el look industrial.

Un look de naturaleza urbana que también se hace hueco en las casas de campo o rústicas contemporáneas. Y es que podríamos hablar más bien de un estilo ecléctico. Ya que es un look atemporal muy demandado a día de hoy, que puede combinar una mesa de madera rústica, con una viga de hierro y una pared de obra vista, sin ningún tipo de estridencia.

Dentro de este look encaja a la perfección la colección de mecanismos eléctricos Dimbler de Fontini. Y ahora, además, se ofrece una amplia gama de acabados metálicos que lo hacen irresistible. Dimbler nos devuelve a épocas donde los interruptores comenzaban a poblar las viviendas, pero aportando una calidad y seguridad que antaño jamás fue posible. Concebido como mecanismo de uso puntual e individual, nos permite recuperar la esencia del pasado con la seguridad, diseño y prestaciones del presente.

Un interruptor atemporal, que se compone de un cuerpo, una cúpula y una manecilla. Se ofrece con el cuerpo 100% de porcelana que puede ser blanca o negra, aquí encontramos su detalle más artesanal. Y para su cúpula fabricada íntegramente en latón, se presentan seis nuevos acabados metálicos: dorado satinado, patine satinado, cromo brillo, cobre brillo, níquel satinado, níquel negro.

Presume de una estética sobria, que encaja a la perfección en los espacios de diseño más industriales y con el simple movimiento de un dedo, subiendo y bajando la manecilla de latón sin esfuerzo, encendemos y apagamos la luz.

Dimbler ha sido pensado como complemento de decoración, y ahora gracias a sus nuevos acabados metálicos, marca la diferencia. Los nuevos colores son el detalle perfecto para la arquitectura industrial, donde se busca contrastar y aportar unos acabados de carácter fuerte.


Compartir
Close