Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Al tiempo, las capas encoladas entre sí evitan la deformación, lo que las hace óptimas para soportar la humedad del cuarto de baño. Además, los bordes están sellados con una emulsión de cera y aceite que satura las fibras de la madera, de modo que ya no pueden absorber el agua. Las encimeras, de diversos tamaños, cuentan con escotaduras a modo de toallero en la parte frontal o en la superficie. Complementan el lavabo un espejo con luz y un armario bajo. Para los hoteles, se ha diseñado expresamente un elemento acolchado con cajón que hace las veces, además, de cómodo asiento.

Onto es «fácil» se mire como se mire: fácil de proyectar, fácil de instalar, fácil de limpiar y fácil de mantener limpio. Estas características son muy apreciadas en áreas de uso público, donde cada minuto invertido en limpieza cuenta. En cierta ocasión, el diseñador Matteo Thun, afirmó que «la limpieza es sinónimo de belleza».

El resultado es un diseño con un nuevo carácter muy dinámico que a la vez garantiza un montaje fácil y rápido y, por lo tanto, reduce los costes de instalación. Esto concuerda a la perfección con el espíritu del diseñador. En su opinión, la denominada «ingeniería de costes» define la estética del siglo XXI. Es un claro defensor de la filosofía de la «belleza del ahorro», que pretende generar belleza sin derrochar.