Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El edificio 774 se está desarrollando en Prévessin (la sede francesa del CERN que, junto a la suiza de Meyrin, componen el núcleo central de sus instalaciones). El proyecto estará conformado por una serie de volúmenes superpuestos, interpretando de manera singular el anagrama del CERN, donde los círculos y partículas en todas las direcciones del espacio inspiró a generar un hueco central, como metáfora del vacío de la materia, en torno al que se establecen las distintas alas en todas las direcciones.
Orientado hacia el paisaje, se sitúa enfrente del Centro de Control de CERN (CCC) y pretende erigirse en su edificio de referencia. Cuenta con un sótano, planta baja y dos plantas piso. y estará destinado a los laboratorios donde se desarrollan los programas informáticos que controlan los aceleradores de partículas nucleares. Una parte de la planta baja contiene las funciones de “pública concurrencia” del edificio (auditorio para 106 personas, cafetería para 80 personas, restaurante privado en el altillo con vistas a las montañas del Jura, en una especie de caja de cristal) mientras el resto de laboratorios están en la otra ala que conforma el otro lado del patio. Entre medio, se genera un espacio abierto, con un porche de acceso que debe de servir de acceso compartido. El edificio queda cosido por las dos plantas superiores que se asoman en voladizo, las unas sobre las otras y albergan las diferentes oficinas y salas de reuniones.

Ver reportaje completo >>>>.