Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El proyecto a analizar es un equipamiento público largamente solicitado por los vecinos del barrio. Se ha construido en uno de los últimos solares vacíos de una de las zonas más densas de la ciudad, en el punto de colisión del Ensanche de Cerdá con el tejido industrial del Poblenou.
Antes de la construcción de este edificio, la escuela ocupaba unos barracones provisionales en un emplazamiento cercano. Debido a esto, el edificio tuvo que ser proyectado y edificado en un plazo muy breve de tiempo, permitiendo a los alumnos realizar el cambio de escuela en la fecha prevista.
Su configuración se realiza como respuesta a este emplazamiento complejo, cuenta con una gran ocupación de la planta baja pero, a la vez, incluye una serie de patios que favorecen la iluminación y ventilación natural, además se colonizan las cubiertas como zonas de juego.
La nueva construcción está conformada por un aparcamiento subterráneo, la escuela infantil y primaria Sant Martí y un centro de formación para adultos. Todo ello insertado en una parcela relativamente reducida para los estándares de los centros escolares y que, además, está rodeada de edificios residenciales.
Una premisa inamovible a la hora de ejecutar el proyecto es el programa del aparcamiento bajo tierra, unido a la densidad del programa (interior y exterior), las dimensiones del solar y las limitaciones urbanísticas, favorecen la clara decisión de proyecto de organizar la escuela mediante un sistema de franjas alternas, de vacíos y llenos, con la máxima disposición del programa en planta baja y donde todas las cubiertas se convierten en los patios de juegos de la escuela.
Los patios generados en planta baja permiten mantener la relación visual directa con los pasajes laterales que delimitan el solar, minimizando el impacto del edificio en el entorno residencial.

Ver reportaje completo >>>>.