Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Las colecciones cerámicas nos traen la esencia del pasado a través de sus colores, formatos, motivos y relieves. El diseño tradicional de los revestimientos y pavimentos cerámicos aporta, a la vez, un toque único y diferenciador. Así, las diferentes corrientes vintage encuentran en las baldosas cerámicas un recurso muy valioso para conseguirlo. Esta tradición conecta directamente con la historia de los revestimientos cerámicos, con patrones clásicos que son ahora re-interpretados en suelos y paredes.

Su versatilidad como material, sus virtudes formales y la infinidad de modelos hacen posible encontrar una enorme variedad de caminos para dar un salto en el tiempo. La recuperación de estampados y relieves del siglo XIX y principios del XX, los formatos icónicos y el azulejo “metro”, los tonos suavizados y los acabados manuales son algunas de las claves para conseguir un interiorismo retro en el que la cerámica adquiere un papel protagonista.

A esto se añade, las posibilidades que ofrece la junta como elemento decorativo –ha llegado la hora de explorar sus posibilidades–; las alfombras cerámicas, que exploran esa faceta más tradicional del material; el collage cerámico que actúan en la memoria sensorial, sacando a la luz recuerdos y sensaciones del pasado.