Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Quick-Step posiblemente sea una marca conocida sobre todo por su gama de suelos laminados y de vinilo de lujo con imitación de madera, que combinan un aspecto natural con considerables ventajas prácticas. Sin embargo, con su colección de parquet, este fabricante busca acentuar la presencia de la naturaleza y destacar la belleza de la madera. El suelo cuenta con una capa de acabado en aceite o laca, una capa superficial, una capa de núcleo de pícea o de HDF y una capa de base, también de pícea. Para la capa superficial se utilizan diversas especies deárbol, que otorgan a cada colección unas características y un aspecto que la distingue. «Nuestras planchas de parquet son la expresión última de nuestro amor por la madera», añade Oke.

Desde las materias primas hasta las planchas acabadas, la pasión de Quick-Step por la madera se refleja en cada paso del proceso de fabricación.

1. APROVISIONAMIENTO

Todo empieza con la selección minuciosa de las maderas necesarias, tras decidir las especies deseadas. Durante el proceso de aprovisionamiento, se inspeccionan meticulosamente las características de la madera —su origen, aserrado, contenido de humedad, dimensiones, rectitud y clasificación general—, así como la certificación PEFC del proveedor. Este último aspecto es de enorme importancia, ya que permite garantizar que la madera proviene de bosques gestionados de forma sostenible. Después del proceso de inspección, la madera comprada se almacena y se protege de la intemperie.

2. SECADO

A continuación se lleva a cabo el proceso de secado en horno, que tiene lugar en las propias instalaciones de UNILIN. Este proceso altamente especializado puede llevar desde unos días a un par de semanas, en función de las especies. El secado es crucial para controlar el contenido de humedad de la madera y garantizar la calidad del producto final. En este proceso, se colocan separadores para mejorar la circulación del aire entre las tablas.

3. CREACIÓN DE LA CAPA SUPERFICIAL: DE UNA PLANCHA ÚNICA O DE VARIAS TIRAS

La capa superficial de las planchas de parquet puede estar compuesta de una única plancha o de varias tiras. En el primer caso, las tablas se cortan en cinco o seis láminas. A continuación, las láminas se seleccionan y clasifican en función de su color, número de nudos y patrón del veteado. El sistema de clasificación de Quick-Step se divide en cinco categorías: Finesse, Nature, Marquant, Vibrant y Character.

En el caso de las planchas de tres tiras, la madera bruta se cepilla y se trabaja en cuatro lados y posteriormente se corta a la longitud necesaria. A continuación, se divide en láminas pequeñas, que después son seleccionadas, clasificadas y almacenadas en función de la clasificación. Una línea de ensamblado automática agrupa las láminas en una pieza de varias tiras conforme al diseño deseado, y posteriormente se unen mediante un proceso a altas presiones.

Con el fin de conferir a nuestra colección Variano su singular aspecto de patchwork, utilizamos diversas láminas en diferentes tipos y tamaños. Se cortan al tamaño adecuado pero permitiendo variaciones y se agrupan en un patrón aleatorio. De esta forma, en lugar de un estilo uniforme se buscan pequeños escalonados e irregularidades, así como cortes de sierra y nudos hundidos, que confieren al suelo su carácter único.

4. MONTAJE DE LAS PLANCHAS

El núcleo de cada plancha está compuesto de bloques de pícea unidos. Utilizando una prensa especial y una cola fuerte, se une a esta capa de núcleo la lámina superficial y la base. Posteriormente, hay que dejar las planchas para que se enfríen y se estabilicen durante 24 horas para asegurar que queden planas. A continuación, se cortan en piezas individuales y se lijan con una máquina calibrada para obtener la superficie y el grosor perfectos. Las grietas y nudos abiertos se rellenan manualmente con un relleno de serrín específico para cada diseño y color.

5. ACABADO

Para lograr nuestras exquisitas creaciones, nuestros diseñadores utilizan diversas técnicas. Uno de los procesos de coloración empleados para las planchas de parquet se denomina «ahumado», y consiste en el oscurecimiento controlado del roble en una cámara de ahumado. En función del contenido de taninos de la madera y la temperatura, duración e intensidad del proceso, la madera reaccionará de diferente forma. No obstante, la madera conserva su color natural y sus variaciones.

Para el parquet Massimo se utiliza una técnica alternativa: tintes reactivos. Estos tintes, compuestos de agua, pigmento y amoniaco, reaccionan con el tanino de la madera para crear una iridiscencia natural tanto en las propias planchas como entre ellas. Las partes más blandas de la madera, como en los veteados, contienen menos taninos y, por tanto, se modifican menos, mientras que el cambio de color es más pronunciado donde la madera es más dura. Además, debido a que estos tintes no acentúan los veteados, el resultado final es un aspecto mucho más suave. Otro proceso para conseguir efectos en la superficie es el cepillado con cerdas metálicas, que hace destacar los veteados. Por último, la superficie de las planchas se trata con varias manos de laca, para obtener una máxima protección, o de aceite, para conseguir el resultado más natural posible.

6. PERFIL

Durante el proceso de corte, en los bordes de las planchas se hacen los perfiles y se añade el sistema de instalación Uniclic Multifit. Asimismo, se aplica parafina en el perfil de clic para optimizar las uniones y evitar que hagan ruido una vez instaladas.

7. EMBALAJE

Las planchas se protegen y se preparan para su transporte, con los oportunos embalajes e insertos. Asimismo, se añaden protectores de cartón robusto en las esquinas y bridas para asegurar el embalaje, y los palés se envuelven en un film que los protege de la humedad y la suciedad.