Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Se trataba de local en planta baja, claramente diferenciado en dos espacios, cada uno de ellos dispone de grandes ventanales que aportan una importante entrada de luz natural.

El primero, por el cual accedemos, constaba de un techo plano bastante bajo que se decide derribar con la clara intención de ganar toda altura que fuera posible. Quedando al descubierto un techo de revoltón de ladrillo artesanal que les fascinó y que se decidió dejar a la vista para que formara parte del proyecto, potenciando su presencia mediante la iluminación. En el siguiente espacio, de bastante más altura y techo inclinado, se apuesta por dejarlo tal cual estaba.

BRIEFING DEL PROYECTO

El briefing de este proyecto consistía en diseñar un showroom de la firma DICA, donde debían tener presencia tres cocinas completas, una zona de comedor, un vestidor, un baño, una zona de muestrario con zona de reuniones y tres puestos de trabajo.

DESARROLLO DEL PROYECTO

Se decide recrear en el espacio de acceso un pequeño loft donde ubicar la primera de las cocinas que consta de una gran isla, ésta marcará el eje central de la sala. Tras ella integran las columnas de neveras, horno, microondas y despensa, con puertas de madera que destacan del panel que forra toda la pared y oculta por un lado la puerta del baño privado y por el otro el vestidor.

En la pared de la derecha, la cual se reviste de gres porcelánico de gran formato, igual que el pavimento, ubican el mueble de sala de estar, suspendido, para dar mayor sensación de ligereza. En el lado opuesto, se encuentra la zona de comedor, compuesta por una mesa con capacidad para seis u ocho personas y tras ella unas vitrinas, también suspendidas sobre la pared forrada en lamas de madera oscura.

Los colores utilizados son los grises oscuros cálidos, los colores arena y las maderas que junto con la iluminación puntual, la retroiluminación y la luz decorativa, hacen que el ambiente respire un aire confortable y cálido.

Pasamos a la segunda sala a través de un paso de puerta forrado de chapa de hierro negro que nos hace de tránsito de una sala a la otra, la altura de esta segunda sala y el ladrillo visto de la pared frontal nos atrapa. Continuan con el mismo pavimento para unir los dos espacios. Deciden colocar en ella frontalmente dos de los tres puestos de trabajo en la zona central del espacio, desde donde estratégicamente tenemos conexión visual con el acceso principal y con cada una de las diferentes zonas.