Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La ultramoderna ciudad de Shenzhen acogió entre el 29 de octubre y el 1 de noviembre la China Public Security Expo, la mayor feria dedicada a la seguridad en el mundo y la más importante dentro de Asia. En la presente edición, sus cifras son apabullantes: 110.000 m2 de exposición, más de 1.500 exhibidores de 30 países (más de un centenar dedicado a porteros electrónicos y videoporteros) y 120.000 visitantes profesionales llegados de más de 130 países diferentes.

Aunque la feria reúne empresas muy diferentes dedicadas a aspectos tan dispares como el equipamiento para personal de seguridad o la videovigilancia, lo que esta vanguardista muestra dejó claro es que ha llegado el momento de la integración y automatización de sistemas (accesos, seguridad, comunicación, alarmas, etc) de cara a la construcción de edificios cada vez más inteligentes. En ese sentido, la presencia de LYNX, la propuesta de FERMAX basada tecnológicamente en un completo sistema TCP/IP, que permite la gestión más avanzada de la comunicación, la seguridad y el confort de los complejos residenciales más prestigiosos del mundo y de todo su ecosistema de productos (monitor VIVO con nuevos acabados y colores, módulos exclusivos para la placa SKYLINE y un potente software de gestión de la Central Residencial) vino a suponer la respuesta definitiva de la marca a estas nuevas necesidades, con el sistema más potente, sólido y adaptable de todos, el que se adentra más en el futuro.

Junto al sistema LYNX, Fermax llevó a Shenzhen el monitor SMILE, un terminal manos libres lleno de novedosas funcionalidades. Un sistema de gestión avanzada para la vivienda, de altas prestaciones y uso intuitivo, que toma como propio el lenguaje de las últimas tecnologías. La feria fue la ocasión para exponer su amplia gama de posibilidades. Bajo el diseño y tecnología de Smile, el usuario podrá elegir diferentes formatos (monitor con pantalla de 7” o de 3,5”), colores (desde la versión inicial del monitor hasta nuevas alternativas que pronto irrumpirán en el mercado: una versión completamente blanca que supone la máxima expresión de la simplicidad y otras en gris y negro)  y formas de instalación (empotrar o en superficie, según las necesidades del usuario y de su espacio). 

El stand de la marca española fue concebido por el prestigioso diseñador industrial Ramón Benedito, colaborador de FERMAX desde 1975, para convertirlo en un “Oasis” dentro de la algarabía de exposición de productos del recinto ferial. En él, destacaba su arquitectura rotunda, su pureza de líneas y su sobriedad, al mismo tiempo que contaba con abundante producto en funcionamiento lo que permitió al público interactuar con los nuevos equipos para conocerlos mejor.