Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Pero ese no es el único factor relevante a la hora de plantear un cambio. Está demostrado que la calidad de la luz influye en la productividad de los trabajadores y evita problemas de salud a largo plazo. GE Lighting ha iluminado con éxito
oficinas en todo el mundo consiguiendo significativos ahorros y mejoras del entorno laboral.

La mala iluminación en el puesto de trabajo es debida tanto a la insuficiente calidad de la luz como a la cantidad inadecuada. Estas deficiencias suelen acarrear fatiga, estrés y, a la larga, pueden producir problemas físicos debidos a los sobreesfuerzos visuales a los que los empleados se ven sometidos ante un entorno con luz escasa. Así, el mejor rendimiento en las oficinas está estrechamente ligado a la creación de un ambiente lumínico óptimo, es decir, uniforme, sin escasez pero también evitando el exceso y los deslumbramientos.

La intensidad mínima requerida para que el cerebro segregue serotonina, la hormona de la actividad, varía entre 800 a 1.000 lux. Conseguir ese nivel de luminancia con un consumo razonable supone buscar la tecnología más rentable y de mayor calidad: el LED.

Apostar por los LED es una buena opción a la hora de obtener oficinas confortables y, a la vez, eficientes energéticamente, lo que deriva en aumento de la productividad, mejora del ambiente laboral y reducción de gastos en electricidad y mantenimiento. De todo ello son buen ejemplo los proyectos que presentamos a continuación.

LA EFICIENCIA COMO NECESIDAD DE FUTURO

El objetivo de todas estas instalaciones era claro: mejorar sensiblemente la eficiencia energética así como el confort visual reduciendo los costes tanto de consumo eléctrico como de mantenimiento.

El ahorro energético es en todas significativo dado que son necesarios menos puntos de luz y las luminarias consumen también menos. Además, los LED no emiten calor por lo que se reducen la necesidades de aire acondicionado y su larga vida útil (50.0000 horas) implica un menor gasto en mantenimiento. En GE Capital Germany (Frankfurt) el ahorro energético tras la reforma fue del 26%; en GE Africa Headquarters (Nairobi), del 50%; en Thomas Cook (Peterborough), del 51%; y en Madrid, en la oficinas de GE Corporate, llegó hasta el 56%. Pero lo más significativo en el caso de las oficinas de Thomas Cook, la agencia de viajes británica, es que los costes de mantenimiento se eliminaron por completo.