Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Para pared de obra o pared ligera, para inodoros suspendidos o inodoros al suelo, la amplia gama de cisternas empotradas y bastidores de instalación Geberit se adaptan a todos los baños y permiten ganar espacio a la vez que proporcionan superficies lisas. Al eliminar la cisterna vista desaparecen los recovecos, obstáculos y rincones de difícil acceso en el baño y se facilita mucho la limpieza del mismo. Y si combinamos la cisterna empotrada con un inodoro suspendido aún será más fácil limpiar y no hará falta ni agacharse ni adoptar posturas incómodas.

Las cisternas empotradas Geberit ofrecen, además, absoluta fiabilidad porque están moldeadas en una sola pieza, sin juntas, y su mantenimiento es sencillo: a través del hueco donde está instalado el pulsador se accede a todos los componentes internos. También estos mecanismos internos para la descarga del agua resultan totalmente fiables y silenciosos ya que reflejan la constante investigación tecnológica de la firma.

Asimismo, la amplia gama de pulsadores de descarga con su gran varidad de estilos, colores y acabados proporciona innumerables opciones estéticas e incorpora constantemente nuevas propuestas. Esta temporada, por ejemplo, destacan las nuevas versiones de los modelos Geberit Sigma50 y Sigma10, el premiado Geberit Sigma80, que se activa con un ligero movimiento de la mano, así como el innovador sistema Geberit DuoFresh, un sistema de extracción de olores, integrado en el bastidor de la cisterna empotrada, que se activa a través de un botón oculto en la parte superior del pulsador Geberit Sigma40. Toda la gama está equipada con descarga interrumpible o con doble descarga para 3 o 4,5/6 litros de agua, con lo que contribuye, además, al ahorro de agua y la sostenibilidad.