Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El grupo CORTIZO volvió a marcar máximos de ventas el pasado año, superando los 600 millones de facturación por primera vez en su historia.

En el 2018 la multinacional gallega registró un volumen de negocio de 636 millones de euros, lo que supone un incremento del 14,8 % respecto a los 554 millones del ejercicio anterior. Estos datos positivos vienen impulsados por un crecimiento de la producción, la cual registró un nuevo máximo, alcanzando las 81.178 toneladas de perfilería de aluminio (+7%) y  1 340 000 barras de PVC (+39,9%). El porcentaje de ventas en el exterior se situó en el 70 % con ventas a 60 países diferentes; Alemania, Francia y Reino Unido repiten como sus principales mercados.

Durante el 2018, el incremento de las ventas y de la producción repercutió en la creación de 286 nuevos puestos de trabajo en el grupo CORTIZO, una tendencia que ha continuado en los primeros meses de este año, en los que se han generado 119 empleos, elevando su plantilla en la actualidad hasta las 3205 personas, 1663 en Galicia y 2293 personas en toda España.

51 MILLONES DE INVERSIÓN EN 2018. MÁS DE 240 MILLONES EN ESTA DÉCADA

Dentro del Plan Estratégico 2017 – 2020, dirigido a aumentar la capacidad productiva de sus fábricas y a la mejora de su red logística, CORTIZO invirtió en el último ejercicio 51,1 millones, acumulando ya más de 240 millones de inversión en lo que llevamos de década. Con ello se  pretende “dotar a la estructura comercial de la capacidad de respuesta necesaria para continuar la estrategia de expansión” asegura el director de la división de industrial, Antonio B. Picón, quien considera que estas inversiones les permitirán “abordar nuevos mercados y sectores reforzando la diversificación geográfica y sectorial de la compañía”.

En Padrón, CORTIZO destinó 19,4 millones a la puesta en marcha de una nueva prensa de extrusión de 4500 toneladas de potencia, la modernización de sus líneas de producción y la ampliación de su centro productivo de PVC.

En Polonia, las obras desarrolladas el pasado año estuvieron dirigidas, fundamentalmente, a la puesta en marcha de otra prensa de extrusión, nuevas plantas de anodizado y lacado, además de ampliar el área de embalaje automático y la construcción de nuevas instalaciones para la división de arquitectura, lo que supuso un desembolso de 10,5 millones.

En Francia, se emplearon 9,5 millones en finalizar la ampliación de la fábrica, duplicando su superficie para la puesta en marcha de una segunda prensa de extrusión y un almacén inteligente de perfiles conectado directamente con la líneas de producción a través de vehículos autónomos AGV, un sistema pionero que sitúa al centro productivo de Chemillé en uno de las más modernos del sector en Europa.

En Eslovaquia, CORTIZO destinó casi 5 millones de euros a la puesta en marcha de una nueva planta de lacado vertical, la ampliación de embalaje automático y nuevos centros de mecanizado de perfiles.

En Canarias, también se invirtieron 5 millones de euros en una prensa de extrusión de 1800 toneladas y una planta de lacado.

Además, CORTIZO destinó 700 000 euros a la compra de terrenos y naves donde se ubicarán los nuevos centros logísticos de Cluj y Timisoara en Rumanía.

NUEVOS PROYECTOS

Por otro lado, CORTIZO ha impulsado nuevos proyectos en los primeros meses del año, entre los que destaca la apertura de su primera delegación en Londres esta misma semana, unas instalaciones de 200 m² en las que se localiza un espectacular showroom y una oficina técnica desde la que el departamento de ingeniería prestará asistencia a los clientes y estudios de arquitectura de Reino Unido. La multinacional gallega ya trabaja en la búsqueda de localizaciones para extrapolar ese modelo de delegación a otros países como Bélgica, Hungría o México. “Este sistema nos permite agilizar las aperturas, ubicándonos en muy poco tiempo en las grandes capitales. Se trata de una apuesta por la proximidad para dar respuesta técnica y comercial a los clientes de mercados que cada año ganan más peso”, destaca Daniel Lainz, director de la división de arquitectura de CORTIZO.

Sin embargo, esta no es la única estrategia prevista para situar la marca en las grandes ciudades. Para ello, ha puesto en marcha la red de tiendas Ventanas CORTIZO; un proyecto que tiene como objetivo impulsar la venta de ventanas al particular por parte de los clientes de la firma gallega, quienes podrán abrir una tienda con el apoyo y el respaldo de la multinacional. “Estamos ante un hito en la comercialización de nuestro producto, con el cliente particular más que nunca en el punto de mira”, explica Daniel Lainz. Madrid, Girona, Murcia, Ávila y Ferrol han sido las primeras ciudades en contar con una tienda de ventanas CORTIZO, a las que se unirán Vigo, Huelva, Barcelona, Tarragona y otra más en Madrid en las próximas semanas. De esta forma, la red de tiendas contará con 13 establecimientos en apenas unos meses de vida.

Entre los nuevos proyectos de CORTIZO también destaca la creación de la nueva división Aerospace, Rail & Marine con el objetivo de impulsar la fabricación y venta de perfiles de aluminio para estos sectores en auge.