Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Desde la aparición de los sistemas de trituración, evacuación y bombeo de SFA, arquitectos, decoradores, interioristas, fontaneros e instaladores, han conquistado una extraordinaria libertad a la hora de ubicar aseos, cuartos de baño, cocinas o lavaderos. Desprendidos de la dependencia de la situación física de las líneas de desagüe, los profesionales de construcción, tanto de obra nueva como reformas o rehabilitaciones, otorgaron rápidamente su favor a estos equipos fiables y robustos.

Este año 2018 el Grupo SFA (Société Française d’Assainissement) conmemora sus primeras seis décadas de innovación. Celebra también su éxito global, que se plasma en su presencia mundial mediante 25 filiales, más de 60 distribuidores y 200 referencias comercializadas y, quizá lo más significativo, la confianza de sus clientes plasmada en los más de ocho millones de aparatos sanitarios instalados en todo el mundo. España no ha sido ajena a la explosiva expansión del Grupo SFA, ya que su filial en nuestro país abrió en 1982. En estos 36 años ha compartido su éxito comercial y ha traído a su tecnología a la construcción española, convirtiéndose asimismo en un partner destacado gracias a su posición estratégica como puerta de Hispanoamérica.

“El éxito del Grupo SFA se debe sin duda a su vocación innovadora —afirma Marion Hoizey, responsable de marketing de SFA Sanitrit—, que invierte anualmente una parte significativa de sus ingresos en I+D y registra regularmente numerosas patentes. Esta filosofía —continúa— se concreta en productos y soluciones de alto rendimiento comprobado, fáciles de instalar con apenas obras y con un mínimo mantenimiento, desde bombas de elevación domésticas, bombas de condensados para aire acondicionado y calderas, estaciones de bombeo de instalación en superficie o enterradas, etc.”

Fruto de la probada capacidad innovadora de SFA es su gran expertise tecnológico, que se traduce en un sistema de producción integrada, lo cual es sin duda una garantía real de la calidad de la empresa en términos de producción y de la fiabilidad de sus productos.

Historia de innovación

La historia del Grupo SFA hunde sus raíces en una Francia que pugna por dejar atrás el legado de destrucción y escasez de la cercana posguerra, con el objetivo de entrar de lleno en la modernidad y en el radical cambio de paradigma social, político y económico que se desarrollaría durante la década de 1960. El estandarte que los estudiantes franceses izaron al grito de “la imaginación al poder”, no era de su exclusivo patrimonio, ya que la imaginación ya era un elemento omnipresente en el terreno de las artes, la arquitectura o el diseño industrial, impregnando la sociedad y la cultura con nuevas ideas y soluciones para viejos problemas.

Es en este contexto de imaginativa innovación en el que nace el Grupo SFA, que abre su primera planta de producción en el suburbio parisino de Issy Les Moulineaux a comienzos de los años 1960. Más tarde, en 1977, la compañía decidió abrir la fábrica de Brégy, donde se concentró a partir de entonces la producción de trituradores y bombas de evacuación. Las dos décadas siguientes, la empresa avanzó en la integración vertical de procesos de fabricación, a la par que se extendía por toda Europa. En la década de 1990, la compañía ya tenía subsidiarias que abarcaban desde Inglaterra hasta Rusia. Esta fue también la década en la que el Grupo SFA ‘cruzó el charco’, estableciendo primero una filial en Canadá y, en 1998, otra en Estados Unidos.

Según subraya Marion Hoizey: “el Grupo SFA ha realizado esta fulgurante expansión adaptándose a la idiosincrasia de cada mercado local, incluso cambiando el nombre de la empresa y de los productos para hacerlos más cercanos y accesibles”. Así, en Norteamérica, Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda, Suecia, Irlanda y Sudáfrica, se denomina SFA Saniflo; SFA Sanitrit se llama en España, Italia y Portugal; mientras que es bajo el nombre de SFA Sanibroy como es conocida en Alemania, Austria y Suiza.

Otro aspecto destacado en la evolución histórica del Grupo SFA es su vocación por la calidad demostrada y certificada, tanto de sus instalaciones y procesos de producción, como de los propios productos. Esto ha sido posible gracias al control total que la empresa ha ejercido en todas las etapas de fabricación y que, desde la década de 1990, se ha traducido en certificados de cumplimiento de normas como las ISO 9001, 9000 y 140001, que demuestran claramente el compromiso de SFA con la calidad de sus productos. Este compromiso con la excelencia ha sido reconocido internacionalmente no solo por numerosos laboratorios independientes, sino también gracias al cumplimiento de los estándares y normas exigidas por las diferentes legislaciones de cada país donde se comercializan sus productos, como la Marca CE en Europa, el estándar CSA en Estados Unidos o el PCT para el mercado ruso.

Soluciones para cada necesidad

“Desde su creación, el Grupo SFA ha sabido mirar hacia el futuro y reinventarse”, afirma Marion Hoizey. Esta voluntad permanente de innovación ha permitido a SFA proponer soluciones siempre adaptadas a las necesidades de sus clientes, por lo que su incluye trituradores adaptables, cerámicas con triturador integrado, bombas de aguas grises, estaciones de bombeo y bombas de condensados. Cada una de estas cinco gamas de productos ofrece diversas soluciones que se adaptan a cada necesidad. Si se trata de instalar una única pieza de inodoro, se puede elegir el básico triturador-bombeador SANITRIT; mientras que para un baño completo con inodoro suspendido, la solución más silenciosa es SANIPACK Pro Up.

Para este último caso y pensando en el instalador, SFA ofrece también el SANIWALL Pro Up, el conjunto perfecto para cualquier reforma, ya que incluye el triturador, el bastidor con cisterna y placas de cristal para el revestimiento mural.

El fabricante francés dispone también una amplia gama de cerámicas con triturador y bomba de evacuación integrados, en la que cabe destacar la SANICOMPACT C43 ECO+, especial para espacios reducidos, y el SANICOMPACT Comfort ECO+, una moderna cerámica suspendida que integra un sistema de triturador sanitario.

Para casas unifamiliares o locales comerciales, SFA ofrece también un amplio porfolio de soluciones, como SANIBEST Pro, el triturador sanitario más potente y resistente de la gama especialmente indicado para usos intensivos; SANICOM 2, la bomba de evacuación de dos motores y seguridad extra para uso colectivo; o la SANICUBIC 2 XL, una estación de bombeo general para uso en colectividades (IP68,). Asimismo, en cocinas o lavaderos, las bombas SANISPEED y SANIVITE son ideales para instalaciones donde se requiera la evacuación de aguas grises con uso intensivo.

Por último, en el área de calefacción y aire acondicionado, la gama SANICONDENS ofrece soluciones perfectas en cuanto a capacidades de evacuación, resistencia a altas temperaturas y acidez de las aguas, sin olvidar tampoco la estética en el caso de equipos de aire acondicionado.

El resultado final de aplicar estas soluciones es que los inodoros, lavabos, bidés, bañeras, fregaderos, duchas, lavaderos, etc. pueden instalarse en cualquier lugar de la casa: el sótano, un ático, un dormitorio extra, un garaje o un cuarto de servicio, incluso debajo de una escalera o dentro de un armario. Paredes y suelos permanecen intactos, ya que los equipos de evacuación de SFA Sanitrit utilizan tuberías estándar de diámetro reducido, entre 22 y 32 mm en la mayoría de casos, o de 50 mm para las instalaciones de alto rendimiento. Así, no se requieren rozas o zanjas, como con los desagües tradicionales de gravedad, pudiendo montarse junto al rodapié o por el techo, dependiendo de cada necesidad. La instalación se realiza de forma rápida y económica con una mínima intervención de albañilería. De hecho, el sistema puede estar completamente operativo en apenas unas horas.