Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Los edificios tienen necesidades distintas de estética, prestaciones y función. Pocos materiales de construcción pueden tener un impacto tan importante en estas tres áreas como lo tiene el vidrio.

La estética, las prestaciones – y la función – del vidrio van intrínsecamente unidos; no se puede considerar independientemente uno de ellos. Las cualidades estéticas que pueden obtenerse del vidrio pueden ir asociadas a múltiples tipos de prestaciones – y viceversa. Cuando los arquitectos eligen el vidrio adecuado, se benefician de las mejores prestaciones en ambos sentidos.

En las últimas décadas, la industria del vidrio se ha visto involucrada en una carrera para lograr las prestaciones, pero el incremento de la mejora de las prestaciones es cada vez menor a medida que las tecnologías del vidrio maduran.

Si tuvieran que mejorar la selectividad del vidrio (p.e. el ratio entre la transmisión de la luz y el factor solar), la estética del vidrio y el color de la luz en el interior del edificio probablemente no serían los deseados por el arquitecto o para el confort de los ocupantes del edificio.

Para las fachadas actuales de vidrio, son tendencia la neutralidad, elevada transmisión de luz, reflectividad (vidrio que sea muy reflectivo o que tenga la menor reflexión posible), grandes tamaños de vidrio y las formas (p.e. vidrio curvado o arqueado).

Guardian Glass ha dado por ello un gran paso adelante en un camino que introduce una visión diferente de su cartera de productos. El objetivo es proporcionar a la industria el vidrio las mayores prestaciones y lo más atractivo. Al aunar flexibilidad, color y función, sus productos ayudan a los arquitectos a llevar a cabo sus visiones más inspiradoras.

Así que están trabajando mucho para proporcionar a los clientes productos de vidrio que tengan elevadas prestaciones, pero sin comprometer la estética. Han lanzado recientemente nuevos productos que muestran una mejora estética con un color más neutro y consistente, independientemente del punto de vista.

Echemos un vistazo a un ejemplo reciente:

Guardian SunGuard® SNX 60 glass

Vidrio tratado de control solar SunGuard SNX 60 es un gran ejemplo de un producto lanzado recientemente que ofrece mejoras estéticas para niveles prestaciones de vidrio similares a las de su predecesor.

SunGuard SNX 60 es un vidrio de control solar de triple capa que ofrece elevadas prestaciones, eficiencia energética y mejoras estéticas. Posee un aspecto muy neutro, de aspecto transparente. El vidrio permite que pase el 60% de la luz natural del día y sólo un 29% del calor del sol y posee un elevado nivel de aislamiento térmico.

SunGuard SNX 60 ha sido seleccionado para el proyecto La Casa del Desierto. Este exigente y creativo proyecto de Guardian Glass se ha terminado recientemente en el desierto de Gorafe, en España. El proyecto tiene un objetivo claro: demostrar de primera mano a lo largo de las cuatro estaciones del año la importancia del vidrio en la vida diaria y en uno de los entornos más adversos y extremos de Europa.

Trabajando con asociados para resolver problemas concretos

Guardian Glass trabaja también en estrecha colaboración con asociados de la industria para proponer aplicaciones específicas y para resolver retos concretos. Esto significa que quieren proponer soluciones específicas para los arquitectos, fachadistas y sus clientes para los problemas a los que se enfrentan.